Las dudas por los chilenos detenidos tras dejar un extraño maletín en un hotel

El caso alertó a fuerzas de seguridad en Córdoba y Buenos Aires. Pero la valija podría ser una pieza de una intervención artística. La policía la detonó dentro de la habitación

El juez federal Nº3 de Córdoba Hugo Vaca Narvaja ratificó este miércoles 3 de abril su accionar en la detención de los artistas chilenos Gabriela Medrano Viteri y Felipe Zegers, por la presunta confección de un artefacto explosivo y destacó que “es una hipótesis que en cualquier lugar del mundo hubieran hecho una investigación” como la que realiza.

“El error garrafal no existe”, remarcó. “El procedimiento que se llevó adelante es el del protocolo. Es una hipótesis que en cualquier lugar del mundo hubieran hecho una investigación. Las autoridades actuaron ante las hipótesis más severas. Después de detonar el artefacto se buscó a las personas, que habían dejado la valija, en Buenos Aires y se las trasladó a Córdoba. Están en la Alcaidía de Tribunales”, sostuvo el magistrado.

En ese sentido, Vaca Narvaja rechazó las críticas que recibió luego de que amigos de los detenidos afirmaran que los trasandinos son reconocidos artistas que llegaron al país para participar del Congreso de la Mala Lengua y contó que en la habitación del hotel en la que se habían hospedado los chilenos había “un artefacto que llamó la atención de la gente que se dedica a los explosivos”.

Asimismo, el magistrado explicó: “Los perros identificaban que la valija podría tener explosivos. Ante la apariencia de los elementos se hizo una detonación. Después se verificó que se trataría de una batería. Todo esto genera una hipótesis de una posibilidad de un armado de un artefacto explosivo. Se toman recaudos ante la posible existencia de un evento de esta naturaleza y se actuó ante las hipótesis más severas”. Acerca de los cuestionamientos a la investigación judicial, Vaca Narvaja señaló que “el error garrafal no existe” en la detención de los chilenos. “Estamos hablando de hipótesis que uno va investigando en la coyuntura. La otra versión se conocer recién ayer (martes) en las redes sociales, pero también tienen que ser verificadas, trasladadas al expediente”, añadió.

“Estas otras hipótesis, dichos de testigos o amigos, tienen que ser trasladados al expediente, la fiscal verá si hace o no acusación, aparentemente no, y se definirá si recuperan la libertad”, precisó al tiempo que agregó: “El procedimiento es el de protocolo ante una situación que pudo resultar dañosa para los asistentes al Congreso de la Lengua Española”. El hecho. La arquitecta chilena Gabriela Medrano Viteri y el creativo Felipe Zegers, habían viajado la semana pasada a la ciudad de Córdoba para realizar una intervención en el “contracongreso” organizado por la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba, que se realizó en paralelo al Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE).

Te puede interesar
Asesinan a prestamista y lo ponen dentro de una heladera

“El procedimiento es el de protocolo ante una situación que pudo resultar dañosa para los asistentes al Congreso de la Lengua Española”, aseguró el juez.

El artefacto sospechoso, que era una valija de aluminio que tenía una especie de ladrillo y una batería, fue abandonado por la pareja en la habitación del hotel en el que se hospedaron en la capital provincial.Tras el hallazgo del objeto, los ciudadanos trasandinos fueron arrestados en el barrio porteño de Palermo donde se encontraban, horas antes de que viajaran de regreso a Chile. Repercusión.

Desde el entorno de los detenidos afirmaron que el presunto artefacto explosivo era parte de una intervención que la pareja había realizado en el evento que en Córdoba. “Gabriela Medrano Viteri es una arquitecta muy reconocida en Chile, ha sido premiada por el teatro Bio Bio y Felipe Zegers es director del festival Hecho en Casa, ambos hacen intervenciones artísticas en la calle”, relató al mencionado medio la periodista argentina Carolina Ortega, amiga de los chilenos. “Lo que los agentes hicieron explotar eran dos parlantes conectados a una caja donde van las baterías y se pasa la grabación en la que se lee la declaración de Derechos Humanos en lenguaje inclusivo. Esta situación más que un error es una locura, esto se resuelve rápidamente con uno o dos llamados, los dos son muy reconocidos”, sentenció la mujer. “En Chile no pueden creer lo que está pasando porque ellos son muy conocidos”, concluyó.

Comentar
- Publicidad -