Saavedra se despertó de la siesta y empató con Universitario

En cancha de Ameghino, el Club Universitario hizo de local frente a General Saavedra, quien recibió dos cachetazos de entrada y en frío, al minuto inicial y a los 3’ de iniciado el partido. Luego al finalizar el primer tiempo Saavedra lograba empatar, más tarde el partido terminaría 2 a 2, y con sabor a poco para los académicos.

Apenas tocó el silbato, en el primer ataque, primera corrida y el único toque que lograba Rubén Mareco, luego de un pase que llegaba por el sector izquierdo, le entraba de derecha, pegado al palo izquierdo del arquero Juan Pablo Díaz y aparecía el primer grito de gol de la tarde.

Luego, se abrazaron y festejaron, Saavedra sacó desde el medio del campo y al minuto siguiente volvía a perder la pelota, una falta se convertía luego en tiro libre muy cerca del vértice del área. La ejecución fue para Adrián Funes, que con gran maestría la metió en un ángulo; el árbitro Lucas Bres miró el reloj y solo había trascurrido 3 minutos.

La flojita defensa de Saavedra hacía pensar que de persistir el ataque el partido terminaría en una goleada importante, pero nada de eso ocurrió. Saavedra luego se despertó de la siesta, se puso a tocar mejor abriendo los laterales, con un gran partido de Brian Santarosa y Tomas Vílchez, le metían mucha presión a la defensa académica.

Te puede interesar
El futbol para el segundo semestre

En los últimos diez minutos de partido Saavedra se tiró atrás, muy preocupado en defender. A los 42’ dentro del área Tomas Vílchez bajó una pelota de aire con el pecho, la cual cayó casi dormida a sus pies, y de derecha metió un golazo a media altura. Y luego de sacar del medio campo Universitario, los del parque le devolvieron gentilezas, porque en tres minutos también le metió el segundo gol, cuando varios fueron a disputar una pelota al área, y caía desacomodado Luciano Zapata, la alcanzaba a cabecear descolocando a guardameta Brian Barría.

En el complemento, por momentos el partido se puso más fuerte y el árbitro hacía esfuerzos por mantenerlo controlado. No era el día de Brian Santarosa porque estrellaba dos pelotas en el travesaño. Luego la hinchada se acordaba de la parentela, los ancestros del árbitro, le recriminaban que no había cobrado dos claros penales.

Pero por suerte Universitario tenía bajo los tres palos al monumental Brian Díaz, logrando cuatro atajadas espectaculares. Y en los últimos minutos los dos equipos pusieron todo lo que tenían, terminó en un juego vibrante, entretenido. El 2 a 2 para el público también estuvo bien, aunque los de Universitario se fueron masticando bronca al vestuario en la primera fecha del torneo local de la categoría “C”.

 

 

Comentar
- Publicidad -