Ayuda material que llegó a destiempo, mientras otras siguen esperando

Hoy se presenta en el Concejo de esta ciudad un informe sobre el avance de la entrega de materiales a través del Programa de Mejoramiento de las Condiciones de Habitabilidad (MCH), que impulsan en forma conjunta la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y la Subsecretaría de Desarrollo Humano y Hábitat de la Nación.

El subsecretario de Planificación Territorial de la Inversión Pública Fernando Álvarez de Celis, dará cuenta de las respuestas brindadas y la percepción de las familias incluidas en este programa que incluyó a vecinos de los barrios Pueyrredón, Laprida y Juan XXIII, que fueron de los más aquejados por la sucesión de tormentas y aludes causados por el temporal.

Del relevamiento surgió la necesidad de acompañar en la reconstrucción a 660 viviendas, donde residían aproximadamente 2.400 personas. La primera etapa incluyó a 80 familias, una segunda etapa (en curso) comprende a 400 familias y, a dos años del temporal, resta una tercera etapa de entrega a 180 familias.

La estrategia del Ministerio para las tres etapas consistió en suministrar solamente los materiales, quedando los costos y la forma de ejecución de la mano de obra para la realización de las reparaciones, a cargo de las familias destinatarias.

En la primera etapa, se constató que 14 familias relevadas tenían un grado de afectación de las viviendas notorio, motivo por el cual, sumado a la falta de recursos de las familias para contratar la mano de obra, se las incluyó en el Programa Mejoramiento de las Condiciones de Habitabilidad (MCH) para realizar obras de mayor envergadura.

Con ese objetivo en abril de 2018, se firmó un convenio entre la Cruz Roja Argentina y UNOPS para ejecutar 9 mejoramientos mientras que quedaba a la espera los cinco mejoramientos.

Familias y amigos en el acompañamiento y la contención

De las encuestas posteriores a la entrega, surge que el 73 por ciento recibió ayuda de otras instituciones u organismos estatales, además de los materiales entregados por el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda.

Te puede interesar
Asignaron portero al Instituto Nº 802 y reabrirá sus puertas

Estas ayudas consistieron en: la Cruz Roja entregó una tarjeta para compra de alimentos por valor de 4.000 pesos; el PAMI a algunos beneficiarios que solicitaron un subsidio, les otorgó 3.000 pesos que cobraron junto a sus pensiones o jubilaciones; la Fundación SI hizo entrega de electrodomésticos. El Municipio de Comodoro Rivadavia otorgó subsidios a familias por un monto de 30.000 pesos para que estas llevaran adelante las obras necesarias para reparar sus viviendas, en otros casos proveyó de materiales de construcción, colchones y pago de alquileres a las familias cuyas viviendas no estaban en condiciones de ser habitadas.

Además, el mismo informe señala que “las familias y amigos cumplieron un rol preponderante en cuanto a la contención y colaboración”.

Dentro del 27 por ciento que respondió no haber recibido ayuda de otros organismos, hay personas que señalan que no fueron incluidas en lo que recibieron sus vecinos, pese a condiciones particulares de salud.

Llegadas tarde

Aunque más de la mitad respondió que recibió los materiales necesarios para la reconstrucción, un 45 por ciento dijo lo contrario. Ellos hicieron referencia a que la ayuda llegó tarde en el tiempo y ya habían hecho las reparaciones necesarias para habitar las viviendas, o que los materiales no fueron suficientes para remediar la totalidad de los daños.

También un 28 por ciento respondió no haber utilizado los materiales entregados. Entre los motivos señalados, se encuentran que: recibieron solo latas de pintura y aún no están en esa etapa de obra, falta de recursos económicos para encarar los trabajos, hicieron cambio de materiales en acuerdo con el corralón, Fueron insuficientes y llegaron a destiempo.

En los testimonios recogidos (en forma individual y por separado), surge un reclamo reiterado que se resume en cinco palabras “El canal de la Roca”. Los vecinos damnificados sostienen que, más allá de las mejoras que pudieron hacer en sus viviendas, sin esta obra fundamental, corren los mismos riesgos que hace dos años, cuando los tapó el agua.

Comentar
- Publicidad -