Maximiliano Bossio corre por amor a la vida

Hace tres años que Maximiliano Bossio (26) se dedica al atletismo ya que los médicos le dijeron que había tres deportes que le convenía hacer, recientemente corrió “Kumen Aconcagua Ultra Trail”, una prueba de 38 kilómetros terminando tercero en su categoría y sexto en la clasificación general, el mes pasado.

Deja hasta el último aliento en cada prueba, lo disfruta, corre como si fuera la prueba de su vida, pero con el solo objetivo de llegar, sin importar el resultado. Porque en realidad le importa vivir ese maravilloso momento, sentir el aire, la naturaleza, mirar y formar parte de la inmensidad del paisaje que lo rodea.

“Antes hacía varios deportes, futbol, natación, ciclismo, estudiaba el profesorado de Educación Física. Pero en un corte de pelo se me lastimó un lunar en la cabeza, me comenzó a crecer, se hizo una biopsia y saltó que era un melanoma. Aquí del Cabin fui a Buenos Aires, y los únicos deportes que podía practicar era hacer bicicleta, natación y correr. Como lo más sano, y comencé a correr en Rada Tilly, en Triax 10k en el 2016. Sin entrenar nada, fueron 10 kilómetros, la verdad que era terminarla, no se cómo salí. Luego comencé a entrenar 5 y 10k, quería participar en todas las carreras”.

“El año pasado comenzamos a viajar mucho con mi papá, haciendo carrera en otros lugares. En algunas me fue bien, yo no tenía ni idea de correr en montaña, con altura. Solo corría en la ruta que es otra cosa, entonces había visto la carrera de “Kumen Aconcagua”, hace dos años. Me anoté para correr 38km, en un lugar que prácticamente no había nada”, cuenta Maximiliano Bossio.

La prueba anterior había sido 42 km en el Bolsón para probar su físico, tardando siete horas y media. “Tuve problemas con mi salud, era la primera vez en esa distancia. Me han sacado un músculo en las operaciones, se me hinchó el cuello, se me trababa la mandíbula, no podía respirar. Terminé la carrera solo porque quería terminarla”.

Te puede interesar
Caleta Olivia: Quedó inaugurado el Centro de Monitoreo Municipal

Ahora en Kumen Aconcagua eran 60 varones en su categoría, de 20 a 49 años. “La altimetría es dura, vas trepando, se larga a 2500 metros sobre el nivel del mar y se llega a 3600. Esta fue distinta, me sentí muy cómodo, lo disfruté mucho, en cada momento. Y terminé tercero en mi categoría y sexto en la general”.

“Se me hizo demasiado corta la carrera, sentí que la distancia había sido menor. El lugar no tiene precio, es hermoso, ver la montaña de fondo, no sufrí para nada. La fui disfrutando, en esta carrera hubo mucha gente que me apoyó, otros no, me dijeron que iría a pasear. Y terminar en ese puesto era demostrarme a mí mismo que podía, pero también es decirle a esa gente que lo pude hacer, más allá que no tengamos aquí esas montañas”, expresa Maximiliano Bossio.

Su madre Mariela, su hermana Isabela, y su papá Raúl acompañaron a “Maxi” en esta aventura. Luego estuvo en Guanaco Cross 2019 en Puerto Madryn. “Fueron 28 km también por los cerros. Y las prefiero así, por las montañas, los cerros, se disfruta de una manera diferente, la paz, la tranquilidad. Mis agradecimientos son para mis padres, mi familia, a la gente que me ayudó comprándome empanadas porque la pagué así. Y a toda la gente que me sigue ayudando y me tira buena onda”, dijo por último el atleta Maximiliano Bossio.

 

 

Comentar
- Publicidad -