Un transeúnte recuperó el celular robado a una joven, y en una tienda atrapan a dos personas con prendas de vestir hurtadas

En un lapso de diez minutos, pasadas las 19 del miércoles, se produjeron dos hechos delictivos que se vienen repitiendo con asiduidad en calles y comercios céntricos: los hurtos de prendas de vestir o arrebatos de carteras o teléfonos celulares. El primero de los casos tuvo lugar en la concurrida plaza San Martín; por allí caminaba la joven Mia Giménez (19) muy entretenida con su teléfono celular marca Samsung modelo J7, por tal distracción ni siquiera se percató de la abrupta aparición de un individuo de remera negra y jean azul que le arrebató el teléfono celular de sus manos y empezó una alocada huída.

No obstante, el accionar del ladrón no pasó desapercibida para un desconocido transeúnte que se convirtió en héroe, ya que a unos 100 metros del lugar del hecho logró interceptar al ladrón y pedirle la devolución del aparato telefónico, que tras conseguirlo dejó ir al ladrón que se perdió por las calles, con las manos vacías.

Al llegar el personal policial, la damnificada pudo recuperar su aparato telefónico, aunque el hombre que se la había ayudado no quiso aportar sus datos filiatorios ni nada por el estilo.

Frustrados ladrones de una tienda

Casi al mismo tiempo que el hecho anterior, hubo otro llamado a efectivos policiales de la Seccional Primera proveniente de la tienda “Divine”, situada sobre calle San Martín 389. En el lugar, empleados de la misma evitaban la salida de dos jóvenes, quienes supuestamente cargaban con prendas de vestir que pensaban llevarse sin abonar el dinero correspondiente, según la denuncia. Dichos jóvenes serían luego identificados como Emir Tureuna de 21 años y Cristian Ozorio Bazán, de 23 años, informó la policía.

Te puede interesar
Un joven fue detenido cuando intentaba barretear la puerta de una casa

Según se informó, fueron sorprendidos por las empleadas del lugar cuando Bazán intentaba salir con una campera marca Azzaro color metalizado, talle S, por el valor de $3.300 sin pagarla, ocultándola en el interior de su mochila. Al ser advertida la maniobra, fue interceptado en la puerta, donde quiso devolver la prenda de vestir.

Mientras tanto, el ciudadano Tureuna intentaba llevarse puesto un pantalón de jean azul, marca Benito, por el valor de $4.490, sin pagarlo. Éste les hace entrega de dicho elemento, pero las empleadas impidieron que se retiren del local hasta el arribo del personal policial, quienes finalmente los aprehenden.

Se dio conocimiento a la Dra. Garate de Fiscalía y a la Dra. Gómez de la oficina judicial. Por disposición del Dr. Nicosia, juez Penal, permanecieron detenidos hasta la audiencia de control de detención. Los elementos sustraídos fueron restituidos a las empleadas, se informó por último.

 

Comentar
- Publicidad -