El impacto de la inflación en las góndolas

El nivel general del Índice de precios al consumidor (IPC) representativo del total de hogares del país registró en febrero una variación de 3,8% con relación al mes anterior, el porcentaje más alto de los últimos meses.

El dato oficial se corrobora en las góndolas donde cada vez es más difícil acceder a la canasta básica, con incrementos notables como el de las carnes en general. Precisamente, al respecto, el Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNPSJB, que coordina el contador y profesor César Herrera, reveló que en un solo mes (de enero a febrero últimos) los precios de las carnes se incrementaron un 30,85 por ciento en Comodoro Rivadavia.

Del mismo modo, el informe da cuenta de que “la inflación interanual de los productos básicos que consumen los más pobres se incrementó un 66,8 por ciento”.

Boicot de consumidores

Un boicot a la compra de carnes iniciado en esta ciudad tuvo eco en distintas localidades, como una respuesta de los consumidores que ya no pueden soportar los incrementos que superan ampliamente hasta los mejores acuerdos salariales.

De acuerdo con el informe económico mencionado, “el ranking de la disparada estuvo liderado por la carne picada que lideró los aumentos con subas del 54,7 por ciento; mientras que la bola de lomo aumentó el 52,6 por ciento, el bife angosto subió el 47,8 por ciento y la cuadrada se incrementó el 45,9 por ciento”.

Pero no es el único alimento que tuvo un notable aumento: como se mencionara, el índice general de precios que registra el INDEC da cuenta de que, en la Región Patagónica, el incremento de febrero representó un 3 por ciento. Si bien es la más baja del país, en un año, la inflación al sur del Río Colorado alcanzó el 52,7 por ciento por encima de la media nacional interanual.

Te puede interesar
Organizan un evento solidario a beneficio de una asociación civil de la ciudad

Los aumentos

Durante el último mes, el mayor impacto sobre la inflación lo ocasionaron los precios de alquileres, servicios públicos y combustibles que aumentaron el 5,8 por ciento. Estos costos inciden además en los demás precios de productos y servicios.

Los alimentos y bebidas no alcohólicas se incrementaron en un 3,6%; y los restaurantes y hoteles, un 3,2%.

Si se compara con febrero del año anterior, los rubros que más subieron en la Patagonia son: transporte, que subió el 65,8 por ciento; el equipamiento y mantenimiento del hogar creció el 61,1%; y los alquileres, servicios públicos y combustibles tuvieron una suba del 60,9%.

Más de seis por ciento en dos meses

En lo que va de 2019, sin contar los incrementos de la primera quincena de marzo, vivir en la Patagonia fue un 6,1 por ciento más caro que en diciembre: los incrementos registrados por el organismo oficial fueron del 11,5 por ciento en alquileres, servicios y combustibles; 7,4% en comunicación; 6,7% en restaurantes y hoteles; y 6,2% en alimentos y bebidas sin alcohol.

De ese modo, el poder adquisitivo de los asalariados sigue perdiendo frente al embate de los precios en servicios e insumos básicos, así como en vacaciones y esparcimiento.

Comentar
- Publicidad -