Cores: “En unos días se cumplen dos años del temporal y estamos peor que antes”

Alerta de lluvia, el cuerpo del Ejército preparado para recorrer los barrios, comité de emergencia conformado: desde hace varios días, hay vecinos que estaban con la ansiedad de lo que podría ocurrir este jueves en Comodoro Rivadavia.

El primer pronóstico (no oficial) ya era alarmante, pero cuando el Servicio Meteorológico Nacional anunció su alerta, los miedos volvieron, en especial en algunos barrios que en 2017 sufrieron como nunca ante una lluvia extraordinaria. Entre ellos, el Juan XXIII, donde todavía hay personas que no volvieron a sus casas, casi dos años después de aquellas tormentas.

“Tuvimos suerte”

A las 9:00 de la mañana de ayer, luego de la lluvia de la madrugada, habían caído 7 milímetros de precipitaciones. Una hora y media más tarde, se determinó el cese del alerta para esta ciudad, pero el temor desde el miércoles por la noche no había sido poco.

Jimena Cores Oller, presidenta de la Asociación Vecinal Juan XXIII, expresó que ese temor no era en vano: “en unos días se cumplen dos años del temporal y estamos peor que antes, ninguna obra tiene fecha certera, el canal de la (avenida) Roca sigue llevando agua cloacal y las obras del asfalto continúan paradas”, resumió.

Desde la tarde anterior, observaron con preocupación lo que vienen reclamando desde abril de 2017: obras pluviales. “Tuvimos suerte porque el pronóstico se equivocó esta vez, pero no podemos seguir así ante cada anuncio de lluvia”, expresó. Pero también insistió en que la tranquilidad de los vecinos no debiera ser una cuestión de suerte.

Te puede interesar
El hockey entre Delfina Merino y la fecha de mañana

“Estamos cada vez más abandonados”

Cores Oller mencionó que no es la primera vez que pasan una noche sin dormir escuchando la lluvia y no es por romanticismo. Los recuerdos de aquellos días en que amanecieron inundados y aislados vuelven cada día de lluvia.

“Con cada pronóstico de lluvia, nos damos cuenta de que estamos cada vez más abandonados”, dijo la vecinalista. Más allá de los anuncios oficiales y las gacetillas, comentó que “las obras que necesitamos siguen sin hacerse y tampoco se licitaron, Cada vez que hay pronóstico de lluvia, salimos a fotografiar los pluviales para reclamar al menos, la limpieza puntual”.

Los pedidos no se limitan a esas vísperas de jornadas lluviosas, sino que “desde que asumimos, e incluso antes, presentamos notas, estuvimos en reuniones con funcionarios nacionales, provinciales y municipales, y la respuesta no llega nunca, seguimos igual o peor que hace dos años”.

 

Comentar
- Publicidad -