El hombre que intentó asesinar a su hijo prendiendo fuego su casa continuará detenido

El sujeto que fue condenado por intentar asesinar a su hijo por venganza contra su expareja, incendiado la casa en la que se encontraba, deberá continuar detenido por seis meses más.

Ayer, en la sala de la Cámara Penal ubicada en barrio Roca, se llevó adelante la audiencia obligatoria que se debe concretar cada seis meses, contra R.J.M. quien fue condenado por un ilícito ocurrido en barrio Próspero Palazzo el 23 de abril de 2017.

En este marco, el fiscal Adrián Cabral indicó que el 25 de octubre de 2017 se realizó la audiencia de control y apertura del caso imputándosele a R.J.M. el delito de “tentativa de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido a su descendiente y por un medio idóneo para crear un peligro común”. Y señaló que el imputado fue detenido en Buenos Aires y al culminar la audiencia se le dictó la prisión preventiva en base a los peligros de fuga y entorpecimiento.

En tanto, recordó que el debate se realizó el 12 de septiembre de 2018 y luego de ser declarado penalmente responsable se lo condenó a la pena de 13 años de prisión. Así, el último 28 de febrero, la Cámara Penal local confirmó en todos sus términos la sentencia condenatoria de primer grado, produciéndose el “doble conforme”; por lo que ahora solo resta que la causa se eleve en consulta ante el pleno del Superior Tribunal de Justicia provincial por el monto de la pena impuesta.

En consecuencia, consideró que «se ha debilitado el principio de inocencia ya que seis jueces declararon culpable al imputado», solicitando el fiscal que “se mantenga la prisión preventiva que cumple, a los fines de la aplicación de la Ley penal y por el peligro de fuga” existente.

Concluyendo, Cabral agregó que el tiempo que R.J.M. viene cumpliendo de prisión preventiva “es proporcional y razonable a la pena” de 13 años de prisión impuesta.
Por su parte, el defensor oficial Esteban Mantecón remarcó que ya explicó a su pupilo los alcances de la presente audiencia y que el caso será tratado en consulta ante el Superior Tribunal de Justicia; más allá de esto “consintió la medida” requerida por el fiscal.
Finalmente el tribunal de revisión, integrado por las juezas Gladys Olavarría y Mónica García, resolvió mantener la prisión preventiva que pesa sobre R.J.M. por seis meses, en tanto que no se planteó objeción y por encontrarse la causa con doble conforme.
También sostuvieron su decisión en la existencia del peligro de fuga, por la gravedad del hecho y la pena impuesta de 13 años de prisión al haber sido declarado penalmente responsable del delito de “tentativa de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido a su descendiente y por un medio idóneo para crear un peligro común”.

Te puede interesar
Otra vez no hay carga de TEG y se espera solucionar el problema la próxima semana

El hecho

El hecho juzgado tuvo lugar el 23 de abril de 2017, aproximadamente a las 23.20 hs., en circunstancias en que la madre de la víctima se retiró de su domicilio, sito en calle Juan José Paso del barrio Próspero Palazzo, para ir a visitar a una amiga. Quedando en el interior de la vivienda el imputado al cuidado del hijo en común, menor de 3 años de edad. El imputado le enviaba mensajes de contenido privado asegurándole: “te voy a pegar donde más te duele”.
Así, R.J.M. provocó de manera intencional el incendio de la vivienda con claras intenciones de dar muerte a su hijo, ocasionando dos focos ígneos, utilizando para ello medios combustibles y de esta forma terminar con su propia vida, causando un peligro común por el medio empleado.
La madre de la víctima se dirige rápidamente a su domicilio observando una gran humareda negra proveniente de su casa. Procede a romper la puerta quemándose el pie. Unos vecinos la ayudan y logran sacar a su hijo y al imputado de la vivienda.

El menor presentó -a consecuencia del incendio- intoxicación por inhalación de monóxido de carbono por exposición al humo del incendio y hematoma en región del cuello. Además de hipotensión que no respondía a la solución fisiológica y las lesiones pusieron en riesgo la vida del menor.

Comentar
- Publicidad -