La Iglesia declina participar en los diálogos entre gobierno y oposición en Nicaragua

El papel de la Conferencia Episcopal en las anteriores negociaciones, suspendidas en mayo del año pasado, fue fundamental.La Iglesia Católica de Nicaragua ha anunciado este viernes (08.03.2019) su decisión de no aceptar la invitación a participar en una nueva ronda de conversaciones entre el Gobierno y la oposición para intentar poner fin a la crisis política que se extiende en el país desde hace cerca de un año.

En su comunicado, recogido por el diario local ‘La Prensa’, la Conferencia Episcopal de Nicaragua ha expresado su agradecimiento por “ser tomada en cuenta” en el proceso y ha resaltado que “espera que estas negociaciones tengan este espíritu de búsqueda de la verdad y la justicia”. Pese a ello, ha manifestado que “siente que deben ser los laicos los que asuman directamente la responsabilidad de gestionar en este momento las cosas temporales de la nación” y ha comunicado que “no estará presente físicamente en el foro de negociaciones”.

El Ejecutivo de Nicaragua y la Alianza Cívica, que aglutina a la oposición del país, aprobaron a finales de mes nueve de los doce puntos de una propuesta inicial durante la primera jornada del diálogo nacional. El Ejército de Nicaragua emitió posteriormente un comunicado en el que expresa su apoyo al diálogo nacional para intentar poner fin a la crisis política del país a través del diálogo, iniciado en mayo de 2018 y suspendido dos meses, cuando las protestas derivaron en violentos enfrentamientos que, según organismos defensores de Derechos Humanos, dejaron más de 320 muertos y 600 detenidos.

Te puede interesar
Jean-Marie Le Pen, imputado por desvío de fondos públicos en el Europarlamento

El martes pasado, el Gobierno y la Alianza Cívica acordaron invitar al cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, en su calidad de presidente de la Conferencia Episcopal, como testigo y acompañante de las negociaciones con las que buscan superar la crisis que estalló en abril pasado y que esperan que culminen “tentativamente” el 28 de este mes.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua informó el lunes pasado de que ni el Gobierno de Daniel Ortega ni la oposición habían mostrado interés en que los obispos tuvieran algún rol en las negociaciones, por lo que decidieron distanciarse del proceso. El Episcopado jugó un rol trascendental como mediador y testigo en el diálogo nacional entre el Gobierno y la Alianza Cívica iniciado en mayo pasado.

Hasta ahora el único testigo y acompañante es el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag. En la nueva mesa de negociación, que comenzó el 27 de febrero pasado, tampoco se han definido los garantes internacionales ni los temas de agenda. La invitación a Brenes, también arzobispo de Managua, proponía además nombrar a dos miembros del Episcopado como asesores.

Comentar
- Publicidad -