Río Negro: una joven encontró un mensaje de hace 44 años dentro de una botella

“Esta botella fue tirada al agua en el balneario Las Grutas, provincia de Río Negro, R. Argentina, el día 7 del 2 de 1975. Quien la recoja, le agradecería escribir informando lugar y fecha del hallazgo”, decía el papel firmado a mano por Borges, quien debajo había dejado sus datos de contacto.

Luisina disfrutaba de una tarde de playa en Bahía Creek, una pequeña localidad argentina del departamento Adolfo Alsina, en Río Negro, cuando encontró la botella de Borges. Según publicó el diario RíoNegro la docente comenzó a juntar la basura de la playa, después de que intentó pescar sin éxito. “La botella estaba semienterrada, con el pico para abajo y me llamó la atención que adentro tenía algo. Me di cuenta que tenía un papel y estaba envuelto en un nylon. Lo que más costó fue sacar el corcho y después con mucho cuidado abrimos despacito la hoja que estaba húmeda”, contó al diario local.

“Descubrí el mensaje. Sentí una sensación tan linda al leerlo que me emocioné y me dieron ganas de encontrar a esa persona que lo escribió”, dijo la docente. Entonces, decidió publicar las fotos junto con la anécdota en sus redes sociales y rápidamente recibió muchos mensajes de personas que decían conocer al emisor de la carta.

Miguel Borges guardó un mensaje dentro de una botella hace 44 años atrás con la intención de que algún día alguien desconocido lo encuentre y le escriba. Una acción que se hizo a lo largo de los años sin otro motivo más que el de lanzar un mensaje al mar. El fin de semana de carnaval, Liliana, una joven docente de Patagones, destapó por primera vez la botella.

Te puede interesar
El mensaje de la Iglesia Católica ante una nueva celebración de Pascuas

Uno de esos números era el indicado, pertenecía a Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de Villa Crespo, pero nadie atendió y Liliana aun no lo sabía. Al poco tiempo, la esposa de Miguel Borges, de 80 años, le devolvió el llamado. Le contó que su esposo había fallecido hace seis años y que ella estuvo presente cuando él lanzó el mensaje al mar. También le dijo que si él estuviese vivo, se hubiese emocionado, que él era un soñador.

Luisina según contó el diario de Río Negro le ofreció la botella para que la mujer pueda guardar el mensaje. Pero a las dos les basta saber que el sueño de Borges ya está cumplido.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -