Condenan a cardenal francés por ocultar casos de pederastia

Philippe Barbarin habría guardado silencio ante abusos cometidos hace más de 25 años por el cura Bernard Preynat. Es la autoridad más alta de la Iglesia en ser procesada en Francia en relación con abusos a menores.

El cardenal y arzobispo francés Philippe Barbarin, una de las principales figuras de la Iglesia católica francesa, fue condenado este jueves a seis meses de cárcel con suspensión de pena por haber guardado silencio sobre los abusos sexuales cometidos contra menores por un cura de su archidiócesis, al que mantuvo en su puesto hasta 2015.

Barbarin anunció este mismo jueves que presentará su renuncia al papa como arzobispo de Lyon. “He decidido ir a ver al santo padre para presentarle mi dimisión. Me recibirá dentro de unos días”, indicó ante la prensa tras haber “tomado nota de la decisión del tribunal”.

“Independientemente de mi futuro personal, quiero reiterar toda mi compasión hacia las víctimas”, añadió.

La presidenta del tribunal correccional de Lyon (este) lo declaró “culpable por no haber denunciado malos tratos” contra menores. El prelado, de 68 años, no estuvo presente en la sala para escuchar el veredicto.

Los jueces estimaron al final que no había prescripción por su inacción entre julio de 2014 y junio de 2015 y lo condenaron por no denunciar los abusos en ese periodo, aunque se hubiesen producido mucho tiempo antes, en lasd décadas de los 80 y 90.

Te puede interesar
La policía pide colaboración para localizar al autor de la explosión de Lyon

La condena llegó por sorpresa, ya que la Fiscalía no solicitó ninguna pena contra Barbarin por considerar que una parte de los hechos habían prescrito y que no estaba demostrado que hubiera intención de ocultamiento.

Sus abogados anunciaron inmediatamente que apelarán la sentencia. “La motivación del tribunal no me convence. Por lo tanto, vamos a apelar esta decisión a través de todas las vías de derecho”, dijo Jean-Félix Luciani.

Francois Devaux, uno de los demandantes, celebró esta sentencia a la que considera como “una gran victoria para la protección de los niños”.

Barbarin compareció a comienzos de enero ante el tribunal correccional de Lyon junto a otros cinco funcionarios eclesiásticos de su archidiócesis -que fueron absueltos- por su silencio ante los abusos cometidos hace más de 25 años por el cura pederasta Bernard Preynat.

Junto a la pena de cárcel, que Barbarin sólo tendría que cumplir efectivamente en caso de reincidencia, tendrá que pagar una indemnización simbólica de un euro a ocho de las víctimas de Preynat que lo habían denunciado, precisó la emisora France Info.

Philippe Barbarin es la más alta autoridad de la Iglesia procesada en Francia en relación con abusos a menores.

Comentar
- Publicidad -