Investigan más mensajes entre D’Alessio y Stornelli

El falso abogado promete información sobre una mujer que debería declarar para “arruinar” a otra persona de la que no se hace referencia. Denuncia de la AFI completa madeja de causas en torno a los “carpetazos”.

El mensaje iba precedido por una broma al fiscal Carlos Stornelli sobre su pedido de “merca” y su posterior aclaración de que se refería a “información”. Marcelo D´Alessio le enumeró jocosamente qué tipo de drogas podría enviarle en un mensaje de voz, para cerrar el juego con un cariñoso “un abrazo Carlitos”. Pero el audio del mensaje de voz recuperado del teléfono del falso abogado continuaba: “sí, después nos juntamos y te doy toda la letra. Está desesperada para hablar para no ir a declarar. Si tiene que hablar en otro lugar y…ya la tenía en el radar con Santoro, esto y lo otro y dije bueno, ahí hablé con Dany y tal vez hacemos un dos por uno, no sé.

O la sacamos con Dany y entonces después vos la levantás de oficio. Después vemos lo que vos quieras, ¿dale? Está para arruinarlo al tipo”, cierra enfático D´Alessio. Stornelli le contesta con otro mensaje de voz: “Okeeey, un abrazo”. El intercambio es uno una de las tareas de espionaje parajudicial que investiga el juzgado federal de Dolores y por la que citó a indagatoria para el próximo jueves al fiscal federal a cargo de la denominada causa “cuadernos”. La estrategia de Stornelli quedó delineada antes de que comenzara el feriado largo de carnaval. Pidió la incompetencia del juez, por lo que buscará postergar la citación a indagatoria e insistir con que el caso pase a Comodoro Py. No declarará en Dolores.

La maniobra plasmada en el audio grafica lo que Alejo Ramos Padilla volcó como hipótesis principal en el procesamiento a D´Alessio la red que se tejió también con Stornelli. “Desde la Fiscalía a su cargo se actuó en forma promiscua, generando relaciones estrechas y de mutua colaboración que no debieron permitirse” y que “con anuencia del Sr. Fiscal, se llevaron adelante operaciones de inteligencia y de acción psicológica para el ´éxito´ de sus investigaciones judiciales”.

Todavía se preguntan quién sería la mujer de la que habla D´Alessio que está “desesperada” y quién es “el tipo” que “está para arruinarlo”. Están cruzando datos con causas judiciales abiertas que acompañen el modus operandi descripto también para la “confesión” del exdirectivo de PDVSA, Gonzalo Brusa Dovat.

Te puede interesar
Macri aceptó debatir la emergencia alimentaria

Allí confluyó su presentación ante la fiscalía como supuesto arrepentido, y la realización de una entrevista periodística para apuntalar aquel testimonio. Prácticamente lo que describe D´Alessio en respuesta al pedido de “información” de Stornelli. Con el agregado de la posibilidad de difundir primero de manera pública el testimonio de la mujer en cuestión para habilitar que el fiscal “levante” de oficio la nota para abrir un expediente judicial. Esta última jugada –coordinada o no- es moneda corriente en los tribunales de Retiro durante los últimos años.

Comodoro Py guarda otra carta en caso de que se demore la llegada del expediente a territorio porteño. Es la causa que se abrió contra personal del juzgado de Dolores por la apertura de los celulares y aparatos electrónicos de D´Alessio. Los acusan de coacción pese a que el mismo falso abogado fue el que terminó poniendo su huella dactilar para destrabarlo y facilitando el reconocimiento de retina como control de identidad. Ramos Padilla había ordenado que ese paso se diera más allá de la voluntad de D´Alessio. En su indagatoria había intentado canjear su libertad por permitirle a la Justicia el acceso a su teléfono.

Ramos Padilla está convencido de que D´Alessio fungió de nexo con servicios de inteligencia locales y extranjeros y así se lo hizo saber a la comisión bicameral de fiscalización de organismos de inteligencia del Congreso. Dijo que las pruebas de su causa permiten concluir “acerca de la existencia de espionaje ilegal en la Argentina”. Su relación con la DEA y con la Embajada de Estados Unidos es extraña. D´Alessio es quien recibe con Patricia Bullrich a Ibar Esteban Pérez Corradi, extraditado de Paraguay y con un fuerte operativo para su arribo al país. La Agencia Federal de Inteligencia radicó en las últimas horas otra denuncia penal, aunque Ricardo Bogoliuk y Aníbal De Gastaldi continúan detenidos sin haber declarado en indagatoria su resunta instigación a D´Alessio.

El personaje de D´Alessio es insondable precisamente por su escaso apego a la cautela: meses atrás envió un mensaje grupal vía whatsapp a su círculo (no tan cercano) de amistades. Allí, había una foto de un carnet con las siglas Drug Enforcement Administration, DEA. La imagen iba acompañada por un texto del falso abogado que informaba: “soy el nuevo agente encubierto de la DEA en Argentina”.

Comentar
- Publicidad -