Dos sujetos, uno con arma, asaltaron un almacén y lesionaron a una mujer de 83 años

Un susto mayúsculo se llevó en la tarde de ayer una comerciante de 83 años con décadas de comerciante en barrio 9 de Julio. Dos delincuentes la sorprendieron a eso de las 18:45, uno de ellos esgrimiendo un arma de fuego y como la mujer intentó una tibia resistencia, forcejearon y le torcieron su brazo y mano izquierda.
Se alzaron con un portafolios conteniendo documentación personal y otros elementos de escaso valor. Efectivos policiales de la Seccional Segunda llegaron en contados minutos y patrullaron las inmediaciones, procediendo a interceptar a dos hombres cuyas características físicas coincidían a medias con la de los autores, pero que finalmente se constató que nada tenían que ver con el hecho a investigar.

“Me torcieron el brazo que tuve enyesado hace poquito, se llevaron un portafolios”

El hecho aconteció a eso de las 18:45 en el Almacén “Alex” que se encuentra sobre la avenida Sargento Cabral 695 casi esquina La Pampa, en barrio 9 de Julio. Dicho comercio se encuentra pegado a otro dedicado al rubro diseño de ropas que al parecer tenía su puerta de acceso cerrada y según una ocasional testigo, habría sido primeramente el elegido por los dos delincuentes ya que a uno de ellos lo vieron extraer un arma de fuego de entre sus pertenencias con intenciones de ingresar a ese, y muy posiblemente a otros comercios situados una cuadra más arriba, aunque finalmente optaron por meterse al Almacén “Alex” donde atendía Asunta (83), la octogenaria que apenas minutos antes había estado con familiares, uno de los cuales al salir y ver a dos individuos caminando, esbozó un “Estos tienen pinta de ladrones”, aunque no pasó de ese pensamiento en voz alta.

Te puede interesar
Interesante convocatoria en el evento “Abrazo Comunitario”

“Entraron, me amenazaron con el arma, me torcieron el brazo que tuve enyesado hace poquito, se llevaron un portafolios con documentos que tenía debajo del mostrador”, alcanzó a decir Asunta a este medio mientras cerraba el comercio para dirigirse, acompañada de una hija y su yerno, hacia dependencias de la Comisaría Segunda para radicar la correspondiente denuncia.

Tanto la damnificada como los testigos que alcanzaron a ver a los delincuentes aportaron características personales y vestimentas y en base a esos datos trabajaba la policía que, además, le dio intervención a la DIP (División de Investigaciones Policiales).

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -