Mario Sergio Quevedo cayó preso por intento de robo armado y agresión a un policía

Mario Sergio Quevedo (27) sigue escribiendo historias oscuras en las páginas policiales del sur de esta ciudad, y más precisamente en conflictivos sectores del barrio 30 de Octubre, donde sus últimas apariciones habían sido cuando le efectuaron media docena de disparos con un arma de fuego y una de ellas lo mandó al hospital, aunque previamente y en compañía de su consorte de causas Micaela Soto, habían sido sorprendidos por vecinos de un edificio en momentos que ingresaban con fines de robo.

Esta vez y durante la jornada del sábado en las últimas horas de la tarde, protagonizaron otros dos incidentes similares: primero intentaron asaltar a una mujer y su hija adolescente y corrieron para el sector 5 del barrio 30 de Octubre, aunque ya por la noche en un tramo oscuro de la avenida Chile y calle Manuela Pedraza, cerca de la parada del transporte público de pasajeros, sorprendió desde atrás a un hombre a quien amenazaba con una navaja exigiéndole la entrega de su teléfono celular.

Valiente accionar de un joven agente de policía que esquivó varios puntazos que tiraba Quevedo con la navaja.

En este segundo caso, según informaron fuentes policiales de la Seccional Quinta, tenía lugar a eso de las 22:15 del sábado y dio la casualidad que patrullaba las inmediaciones el móvil RI 647 de la Seccional Quinta con el cabo primero Azócar y el agente Pisco cuando se encontraron con dos hombres que protagonizaban un enfrentamiento a golpes.

Ambos policías descienden del patrullero y procuran interceder, pero uno de los supuestos contrincantes arremete con la navaja contra el agente Pisco, un joven con apenas un año en la fuerza de seguridad provincial, quien actuó con mucha solvencia y celeridad y sin apelar a utilizar el arma reglamentaria que le provee la fuerza para reducir a su atacante, quien resultó ser, ni más ni menos, que el archiconocido Mario Sergio Quevedo.

Te puede interesar
Autorizan apertura de investigación en contra de Juan Manuel Meyer por estafa

Según testigos, Quevedo en todo momento tiró varios puntazos con intenciones de cortarle el rostro al agente Pisco, quien pudo reducirlo y provocar que tire la navaja al piso. La restante persona resultó ser un joven identificado como Jonathan M. con domicilio en barrio Las Américas que refirió que Quevedo lo sorprendió por atrás con la navaja en el cuello.

Mario Sergio Quevedo, quien se domicilia en el departamento J del edificio 52 del sector 5 del barrio 30 de Octubre, quedó detenido e imputado por los delitos de robo en grado de tentativa y resistencia y atentado a la autoridad, aunque la carátula depende de las pruebas que puedan surgir de los testigos y el damnificado y se desprenderán de las actuaciones que se remitan, tomando intervención la funcionaria fiscal Gabriela Gómez y también tomó conocimiento en la oficina judicial la dra. Natalia Gómez, con anuencia de la jueza penal Daniela Arcuri. Cabe consignar que durante los procedimientos se secuestró el cuchillo tipo mariposa con mango de plástico color gris negro de unos 22 centímetros de hoja.

Comentar
- Publicidad -