Por la caída del consumo, Coca-Cola Femsa pidió el procedimiento preventivo de crisis

Coca-Cola Femsa, principal embotelladora de la gaseosa en el país, pidió a la Secretaría de Trabajo que habilitara el procedimiento preventivo de crisis (PPC) para la planta que tiene en el barrio porteño de Pompeya para “readecuar la fuerza de trabajo a los niveles actuales de producción”.

“Coca-Cola Femsa Argentina está atravesando una etapa compleja debido a la desaceleración del consumo, lo que la ha colocado en la necesidad de readecuar su estructura de trabajo. En ese contexto, la compañía presentó un procedimiento preventivo de crisis para su planta del barrio de Nueva Pompeya. Dicho procedimiento seguirá el curso que establecen las normas aplicables”, indicó la compañía.

Fuentes cercanas a la empresa le indicaron a El Cronista que plantearían ante la Secretaría de Trabajo la necesidad de despedir y suspender personal. La compañía buscaría reducir aproximadamente el 10% de los 600 empleados de la planta situada sobre la avenida Amancio Alcorta. Todos los trabajadores afectados están enrolados en el Sindicato Unido de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas y Afines (Sutiaga).

En esa planta, se producen exclusivamente las gaseosas de las marcas que pertenecen a The Coca-Cola Company. Coca-Cola Femsa es un joint venture entre el gigante de Atlanta y el grupo mexicano Femsa. De capital abierto, sus acciones cotizan en las bolsas de México y Nueva York. Pese a ese vínculo societario, en la Argentina, la operación de la embotelladora es independiente de la filial de la multinacional.

Coca-Cola Femsa mantuvo el miércoles una reunión en la cartera laboral en la que expuso su situación y se acordó un nuevo encuentro para el viernes, para analizar cuáles son las alternativas existentes y el camino a seguir, informó la Secretaría de Trabajo.

A partir de la apertura del PPC, las partes tienen 10 días para llegar a un acuerdo. El objetivo de la cartera laboral será minimizar la cantidad de despidos.

Coca-Cola Femsa está presente en el país desde 1994 y tiene, en la actualidad, más de 3000 empleados. Según la empresa, la filial local factura más de $ 10.000 millones anuales.

En los primeros nueve meses de 2018 -último balance presentado por su casa matriz-, la empresa registró en el país una caída de producción del 9,8% interanual. Además, el proceso inflacionario argentino y la fuerte devaluación del peso hicieron que los ingresos provenientes de la subsidiaria local significaran una merca de ingresos del 46% para sus estados financieros.

Según datos de la consultora Scentia, en el último año, la categoría bebidas sin alcohol fue la más afectada por la baja del consumo, con un desplome del 14,1%. Este número es, prácticamente, el doble de la caída general de las ventas en grandes cadenas y autoservicios.

Coca-Cola Femsa es la embotelladora más grande del mundo. Además de la de Pompeya, la compañía tiene otra planta en el país. En la localidad bonaerense de Monte Grande, produce aguas saborizadas y jugos, y tienecuatro centros de distribución.

El año pasado, Coca-Cola Argentina había anunciado un plan de inversiones por u$s 1200 millones para el período 2019/2021 junto con sus socios embotelladores, entre ellos Femsa. El sistema -Coca y sus franquicias- ya había hecho desembolsos por u$s 1000 millones entre 2016 y 2018.

Comentar
- Publicidad -