YPF tuvo la peor caída desde 2011 en la producción de gas

Fue la petrolera de peor desempeño con una baja en su producción del 3,87%.

A contramano del conjunto de las firmas del sector, que registraron un crecimiento récord de producción de gas del 5,29% que no se veía desde hace 15 años, YPF tuvo su peor caída desde 2011 y rompió una racha de cinco años de subas consecutivas.

Este retroceso del 3,87% fue el mayor entre todas las productoras y refleja la delicada situación que está atravesando la principal jugadora del mercado, que quedó relegada del reparto de subsidios que este último año acaparó Paolo Rocca en su gran mayoría.

“La caída no se produce por un problema de la empresa, sino que es producto de la política que se implementó desde el inicio de este gobierno. Es conocido que la Resolución 46 perjudicó a YPF y tuvo que cerrar pozos en verano”, explicó a este medio Gerardo Rabinovich, vicepresidente del Instituto Mosconi.

“Es una diferencia radical respecto a 2015, cuando era la que más crecía y la que más gas nuevo aportaba. Desde la mismísima asunción de Macri se la ha desplazado en beneficio de compañías como Tecpetrol y CGC”, agregó Federico Bernal, director del Oetec.

Estas dos productoras -que pocos años atrás no tenían presencia alguna- fueron las de mejor desempeño en el 2018, con sorprendentes alzas del 160% y 49%, respectivamente. Sucede que a raíz de la sobre remuneración de 7,5 dólares por millón de BTU que percibían, el gas no convencional comenzó a avanzar a tasas sorprendentes, compensando el mal rendimiento de los pozos maduros de las principales jugadoras como YPF, Total y Pan American Energy.

Aun así, la empresa número uno de la Argentina se vio perjudicada con una pérdida de 60 millones de dólares de forma retroactiva a partir del recorte de incentivos fiscales decretado por Lopetegui que agrava este panorama por el cual sus directivos han puesto en duda los proyectos de inversión estimados.

Te puede interesar
Kioscos piden que más productos se incorporen a la eliminación del IVA

En tanto, el daño a futuro será mucho mayor no sólo por los ingresos que dejará de percibir en el recálculo de la liquidación, sino principalmente por el rechazo a una serie de proyectos presentados que aspiraban a gozar del beneficio fiscal como el Orejano, Río Neuquén, Aguada de la Arena, Las Tacanas y Rincón del Mangrullo.

“Es importante destacar que la compañía planteó una estrategia de apuntar a la producción petrolera más que al gas en su último plan de negocios. Me parece una decisión correcta, ya que, a diferencia del gas, el crudo es de muy fácil transporte y se puede colocar sin problemas en el mercado internacional”, aclaró Rabinovich.

Si bien lo planteado por el vicepresidente del Mosconi se reflejó en los números de este año con un avance del 2,89%, la producción de crudo todavía se encuentra por debajo de los niveles del 2015 a raíz de la estrepitosa caída del 5,45% registrada en el 2017.

Es por eso que en los primeros dos años de la administración Cambiemos las reservas cayeron un 24%, lo que podría incrementarse debido a los malos resultados del último año. “Es muy probable que eso pase. Todo el gas extraído fue de reserva, ya que salvo excepciones, no hubieron nuevas áreas operadas”, vaticinó Bernal.

Por otro lado, no es nuevo el cuestionamiento del sector a la importancia que le está dando la petrolera a la generación eléctrica, ubicándola como su mayor negocio potencial, amparado en las altas tarifas en dólares que le paga el estado.

Comentar
- Publicidad -