Un detenido de la Alcaidía es amenazado, maltratado y golpeado por otros dos reclusos

En las últimas horas del viernes comenzaron a circular por las redes sociales tres videos en los que se puede ver a dos detenidos de la Alcaidía, gordos, pesados y de gran tamaño, amenazando, insultando y golpeando a otro, muy joven y delgado que solo se cubre la cara y llora.
Los videos, de una violencia extrema, muestran a D.L. que está detenido por robos calificados mientras es víctima de abuso por parte de dos condenados por homicidios: Facundo Torres y Sebastián Cárdenas. Hay que decir que Torres, que fue pareja de la fallecida Nahir Quinteros, cumple una condena de 10 años y 8 meses por el homicidio de Sergio “Chiquito” Moreda ocurrido en julio de 2013 en el Motobar de la Ruta 3. Por su parte Sebastián Cárdenas cumple una condena de ocho años por el homicidio de Lucas Ariel “Chino” Díaz ocurrido en octubre de 2015 en el bar Los Troncos.

Violencia extrema

Los videos son tres, en uno se puede ver al joven sentado a una mesa y a su lado está Torres que lo golpea en la cara mientras le dice que salude. Le pega varias cachetadas hasta tumbarlo del banco y cuando vuelve a sentarse y está llorando todos comienzan a burlarse de él y envalentonado Torres continúa con la golpiza y los insultos. En el otro video no se distingue bien al agresor pero sí claramente se ve a la víctima que está apoyado contra una pared, mientras el individuo que sería Cárdenas le recrimina su conducta con “la gorra” y dice “vos estás vivo porque yo te dejo, le voy a decir a los pibes que se calmen y te dejen vivir”, a la vez que lo reta a pelear. Como la víctima no responde comienza a darle cachetadas en la cara hasta derribarlo.

Te puede interesar
Otro golpe a la delincuencia dio la policía de Km. 8: otros tres detenidos por robo en Km. 17

En el tercer video, tal vez el más denigrante, se ve a varios detenidos alrededor de una mesa tomando mate, entre ellos está la víctima y se escucha una voz (sería Torres) que dice “dale un mate a mi puta, que me cebe mate, ahora voy a bajar. A vos te hablo”; y como la víctima no dice nada el delincuente dice “que mi puta levante la mano” y le exige que levante la mano. “Salude, besito” le dice después, cuando el joven levanta tímidamente la mano.

 

Comentar
- Publicidad -