Llegó el pesquero al puerto con gran movilización de autoridades

Desde la noche del viernes el pesquero “Oyang 77” permanecía fondeado a dos millas del puerto de Comodoro a la espera de una mejora en las condiciones climáticas para poder atracar en el puerto. También se esperaba que llegue un práctico desde Puerto Madryn para efectuar esta maniobra. Finalmente arribó a las 19.10 del sábado. Autoridades del Consulado de Corea del Sur estaban ya esperando a la tripulación y personal de la Dirección Nacional de Pesca, del SENASA y Prefectura lo abordaron apenas atracó.

El buque pesquero de bandera surcoreana “Oyang 77” fue sorprendido en la tarde del jueves por el Guardacostas GC-24 “Mantilla” de la Prefectura, al mando del prefecto Cattáneo, mientras operaba ilegalmente dentro de la Zona Económica Exclusiva”. El Guardacostas le dio la voz de alto y se activó el protocolo de defensa de modo que el pesquero mantuvo las redes extendidas y detuvo la marcha para ser abordado por unos ocho tripulantes del Guardacostas que se acercaron en un bote semirrígido. Tanto el capitán como los 45 tripulantes no ofrecieron resistencia alguna, según confirmaron desde Prefectura. Así escoltado por el Guardacostas, un avión y un helicóptero de Prefectura el Oyang 77 llegó hasta la rada comodorense donde quedó fondeado. Se estima que el buque carga unas 130 toneladas de merluza, algo que las autoridades corroboraban ayer.

Con respecto a la multa que el capitán del pesquero estaría dispuesto a pagar para lograr que el buque sea liberado en breve, el prefecto mayor José Díaz en diálogo con Crónica dijo que “eso no es resorte nuestro, estamos hablando de una contravención solamente así que no interviene la justicia en esto. Es algo que debe resolver la Dirección Nacional de Pesca porque es una infracción a la Ley Federal de Pesca. En este caso no intervino la justicia porque no hubo resistencia a la autoridad en el procedimiento. El capitán fue cordial, acató las órdenes de la autoridad, se quedó donde estaba, algo que no pasa siempre, porque normalmente estos barcos emprenden la fuga afuera de las 200 millas y ahí es donde Prefectura interviene de acuerdo al protocolo para interceptarlo. No fue así en este caso porque no hubo ningún tipo de desacato por parte de la tripulación” aseguró. Hay que decir que el valor de la multa le será impuesto por las autoridades de Pesca.

Te puede interesar
Dos comodorenses se consagraron campeones mundiales en Corea

Abordaje de las autoridades

Por otro lado hay varios pasos a seguir cuando el buque entra en el puerto. En primer lugar intervino el personal de Sanidad para determinar si el resto de las autoridades pueden subir. Esto se denomina “libre plática”. Al cierre de esta edición trabajaba sanidad aun. Pero a partir de que se autoriza el ingreso al barco, lo aborda personal de Prefectura que revisa las cuestiones de seguridad de la nave, por su parte Migraciones identifica a los tripulantes, que en este caso son surcoreanos, igual que el capitán. También lo abordan las autoridades de la Aduana, Dirección Nacional de Pesca que corrobora e identifica la captura que lleva y por otro lado interviene SENASA controlando las condiciones en que se encuentra esa captura.

 

Comentar
- Publicidad -