Rusia condena a primer testigo de Jehová por “extremismo”

El acusado se había declarado inocente al considerar que solo había practicado su religión, algo que dijo era legal de acuerdo con la Constitución rusa. Sin embargo, los testigos de Jehová están prohibidos en el país.

Un miembro danés de los testigos de Jehová juzgado en Rusia por “extremismo” fue condenado este miércoles (06.02.2018) a seis años de cárcel, en lo que es la primera condena desde la prohibición de este movimiento religioso en Rusia hace casi dos años.

Los servicios de seguridad rusos (FSB) detuvieron al acusado, Dennis Christensen, junto a otros testigos de Jehová, en mayo de 2017 durante una ceremonia religiosa en Oriol, una pequeña ciudad situada 400 km al sur de Moscú, una semanas después de la prohibición de esta organización en Rusia.

Christensen sostiene que no ha cometido “ningún crimen” y se ampara en la Constitución

Los otros miembros del movimiento religioso fueron puestos en libertad rápidamente pero Christensen, ahora de 46 años, siguió detenido.

Su proceso empezó en abril de 2018 y a finales de enero, la fiscalía requirió seis años y medio de cárcel contra este danés, residente desde hace tiempo en Rusia y casado con una mujer rusa.

Christiansen se había declarado inocente, y manifestó que solo había estado practicando su religión, algo que dijo que era legal de acuerdo con la Constitución rusa, la cual garantiza el derecho a practicar cualquier religión o ninguna. En su última declaración, Christensen aseguró que “no había cometido ningún crimen”.

Te puede interesar
EE UU interceptó seis aviones rusos frente a la costa de Alaska

Campaña de “persecución religiosa”

Los testigos de Jehová, que en aquel entonces decían ser 172.000 miembros en Rusia, fueron prohibidos en abril de 2017 por el Tribunal Supremo, y actualmente el ministerio de Justicia los considera “extremistas”.

Las organizaciones de defensa de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional denunciaron una campaña de “persecución religiosa” contra este movimiento.

La organización rusa Memorial considera a 19 miembros de testigos de Jehová como “presos políticos” y estima que en total 81 son “perseguidos por su fe”.

Fundado en los años 1870 en Estados Unidos por Charles Russel, los testigos de Jehová se reivindican cristianos y se consideran los únicos que pueden restituir el cristianismo original. A menudo sin embargo son acusados de derivas sectarias debido a sus rigurosos preceptos.

Comentar
- Publicidad -