Siete años de cárcel para dos policías acusados de violar a una turista en la comisaría

El ADN y los teléfonos de los agentes franceses fueron clave en un proceso en el que se cuestionó a la víctima por abusar de las drogas en el pasado o haber sido vista en actitud “cariñosa” con sus agresores.

El Tribunal de Apelación de París condenó el jueves a siete años de prisión a dos policías franceses por haber violado en abril de 2014 a una turista canadiense en una de las dependencias de la Prefectura de Policía de París.

Pruebas de ADN y el análisis de los teléfonos de los agentes contribuyeron a su condena en este proceso, en el que, en sus tres semanas de audiencia, se cuestionó el testimonio de la víctima por haber abusado de sustancias en el pasado o porque había sido vista en actitud “cariñosa” con ellos horas antes de los hechos.

Tras haberse conocido en un bar, la víctima, Emily Spanton, de 39 años, y los acusados, Antoine Quirin y Nicolas Redouane, de 40 y 49, fueron pasada la medianoche a las estancias de la Prefectura donde también está la sede de las Brigadas de Búsqueda e Intervención (BRI, por sus siglas en francés), cuerpo al que pertenecían los agentes.

Spanton llegó “titubeando, pero contenta”, según algunos testimonios, y salió dos horas más tarde en estado de shock y afirmando haber sido violada. Ella reiteró a lo largo del juicio que tres hombres participaron en el ataque, pero solo dos pudieron ser identificados. Los expolicías mantuvieron su inocencia a lo largo del proceso, en el que se enfrentaban a una posible pena de 20 años por violación en grupo.

Te puede interesar
Video: Juego de parque de diversiones se partió, dos muertos y casi 30 heridos

Sus abogados presentaron el testimonio del exmarido de Spanton, en videoconferencia desde Canadá, que declaró que la mujer “desaparecía durante días, tomaba drogas y salía mucho de fiesta”. “Me fui al otro extremo del país para alejarme de él y desintoxicarme”, se defendió ella.

Para el abogado general, Philippe Courroye, representante de la Fiscalía en el proceso, los policías abusaron de la vulnerabilidad de una extranjera, altamente alcoholizada. “Estoy profundamente convencido de que durante la noche del 22 al 23 de abril Emily Spanton fue víctima de actos sexuales en los locales de la BRI”, dijo en declaraciones.

En 2016 la Justicia archivó el caso, una decisión contestada por la Fiscalía y la acusación, que esa misma noche, tras la denuncia, los agentes se fueran a su casa sin que se les hicieran pruebas de alcoholemia o que no se protegiera la escena del crimen.

Finalmente, los mensajes de uno de los acusados invitando a otro policía a “unirse a la orgía” y los restos de semen encontrados en la vagina prevalecieron para la Justicia, junto a los testimonios de la víctima y de quienes recuerdan el estado en que salió de esas dependencias.

Comentar
- Publicidad -