Uber y Cabify a partir de hoy dejarán de operar en Barcelona

En Barcelona el taxi le ganó a Uber y Cabify, empresas que a partir de hoy viernes dejarán de operar en la capital catalana, la segunda ciudad española, tras la aprobación de una ley regional que restringe sus actividades.

Uber envió un comunicado a sus usuarios, titulado “Hasta pronto, Barcelona”, en el que responsabiliza al Govern del cierre de su servicio.

UberX es un servicio similar al ofertado por los taxis y el más popular de la compañía, que en España también dispone de servicios de alquiler de coches de lujo con conductor y de reparto de comida a domicilio.

La primera empresa en anunciar que se iba de Barcelona fue Uber. Poco después su principal competidora, la española Cabify, se sumó: “Esta regulación tiene como único objetivo, y por tanto también como consecuencia final, la expulsión directa de la aplicación de Cabify”, dijo en un anuncio.

El comunicado llega en la víspera de la entrada en vigor de una nueva normativa en Cataluña que obliga a contratar los servicios de reserva con conductor (VTC) con 15 minutos de antelación —prorrogables a una hora en Barcelona— e impide a aplicaciones como Uber y Cabify usar la geolocalización de sus vehículos.

La nueva regulación fue acordada después de una virulenta huelga de taxistas y, para el sector de las VTC, supone la “expulsión” de toda competencia al taxi en Barcelona.

En Madrid, los taxistas llevan once días en huelga para conseguir una regulación similar por parte de su gobierno regional que, por ahora, es reticente.

“La obligación de esperar 15 minutos para viajar en una VTC no existe en ningún lugar de Europa y es totalmente incompatible con la inmediatez de los servicios bajo demanda, como UberX”, denunció Uber en un comunicado.

Te puede interesar
Video: con una toalla mojada, profesor le sacó el maquillaje a las alumnas

“El 98,5% de los viajes gestionados a través de la app de Cabify están por debajo de los 15 minutos de espera”, dijo por su lado la empresa española.

La patronal del sector Unauto VTC denunció que la nueva ley catalana puede provocar la destrucción de entre 3.000 y 4.000 puestos de trabajo en la región y la desaparición de más de 60 empresas. De hecho, la empresa Vector Ronda, que presta su flota de vehículos a Cabify, anunció el miércoles el despido de 1.000 empleados.

Uber no es propietaria de coches ni de licencias y se limita a poner a disposición de otras empresas su plataforma tecnológica. Pero se ve afectada por los despidos que ya anunciaron estas compañías.

Cabify sí es propietaria de licencias VTC y a la vez colabora con otras empresas a las que ofrece su plataforma.

Uber volvió a trabajar en Barcelona en marzo de 2018, después de que en diciembre de 2014 un juez dictaminara el cese de su aplicación al constatar que sus conductores carecían de autorización administrativa para trabajar. La empresa asegura que volvió a Barcelona con el compromiso de “hacer las cosas bien” y, desde entonces, más de medio millón de personas eligieron este servicio para moverse por la ciudad y miles de conductores encontraron en Uber una manera de ganarse la vida.

Comentar
- Publicidad -