Un comodorense intentará llegar a la cumbre del Everest en mayo

El deportista local Joaquín Guerra volvió a visitar la redacción de Crónica para contar más detalles sobre su próxima aventura. En esta ocasión, el experimentado alpinista que ya escaló el año pasado el volcán Chimborazo, intentará llegar a la cima del Monte Everest, el más alto del mundo. A pesar de los riesgos a los que estará expuesto, se mostró confiado y entusiasmado para lograr la complicada tarea.

“Lo peor que me puede pasar es volverme cuando me falten 500 metros, en cuyo caso me voy a querer matar”, dice “Joaco” entre risas. Acompañado por su preparador físico, visitó nuevamente la redacción de este diario y brindó mayores datos sobre su próximo desafío. Guerra practica actividad física desde chico, y desde ese momento, eso se volvió una constante en su vida. Nunca abandonó los entrenamientos, algo que le permitió lograr metas impensadas hasta la fecha. El año pasado, escaló el volcán Chimborazo en Ecuador, el monte que es considerado el punto más alto de la tierra.

Ahora, para escalar el Everest, deberá permanecer entre 35 y 40 días en la zona para poder aclimatarse correctamente. No será cuestión de escalar de una sola vez, porque en mayo, cuando emprenda esta nueva aventura, tendrá que hacer “ascensos parciales”, lo cual implicará subir y bajar constantemente en distintas zonas de la enorme montaña, que tiene 8848 metros de alto.

“Yo creo que voy a estar bien. Hasta los 7000 metros voy a llegar sin problemas, hay tiempo de sobra para la aclimatación. Primero voy a tener un tiempo de entre seis y diez días para llegar al campamento base del monte, que está más o menos a unos 5350 metros de altura. Después me queda llegar hasta los campamentos uno, dos, tres y cuatro. Entre el campamento base y el uno está la famosa cascada de hielo, en donde se hace aclimatación, a esa altura ya hay nieve. La intención de subir y bajar todo el tiempo es que el cuerpo genere glóbulos rojos, de esa forma voy a poder aclimatarme mucho mejor. Yo he leído sobre el Everest muchas veces, o sea que ya sé con lo que me voy a encontrar cuando vaya. Si uno no entrena bien, corre riesgo de que le dé hipoxia, y eso es un problema grave, pero yo creo estar bien preparado”, sostuvo el deportista.

Los riesgos de la aventura

Con un tono muy natural en su voz, Joaquín Guerra contó que muchos han muerto intentando llegar a la cumbre del Everest, pero esto es algo que a él no le preocupa. “La mayoría de la gente que muere en el Everest, muere porque no calcula la fuerza, llegan a la cumbre pero no tienen fuerza. En ese momento se quedan sin oxígeno y después, al descender, tienen un problema grave. Primero voy a tener que llegar a la cumbre del Nuptse y después al Lhotse, y de ahí encarar la cumbre”.

Según dijo, en el monte Everest hay cerca de 200 cadáveres que quedaron en el lugar debido a la gran altitud de la montaña. “Un helicóptero sube como máximo a 4000 metros de altura, así que imaginate. Yo creo que si te toca morir, te toca y punto. Hay cadáveres de hombres que están hace años ahí, y permanecen intactos por las altas temperaturas, hay más de 30 grados bajo cero en el lugar. Cuando vaya en mayo, me van a exigir tener un GPS y sacar una foto en la cumbre, eso va a ser muy complicado”, explicó.

Durante el ascenso, Guerra estará acompañado de un “Sherpa”, un poblador de Nepal altamente preparado para subir el monte Everest. Más que nada, la ayuda de este hombre será para que el deportista comodorense pueda orientarse bien durante todo el trayecto, ya que al no conocer la zona, si se desatara, por ejemplo, una tormenta, el guía podría ayudarlo a avanzar sin problemas.

Un alto costo en dinero

Tan solo para que lo dejen probar suerte y ver si logra la hazaña, Joaquín Guerra deberá pagar 10.000 dólares. A eso debe sumar entre 80.000 y 100.000 pesos en pasajes, más el pago para el guía que lo ayudará durante la expedición. Además, deberá costear gastos de comida y comprar ropa especial para lograr la tan ansiada meta. Por este motivo, en este momento se encuentra en la búsqueda de sponsors que lo ayuden en su aventura. Los interesados en ayudar al joven de 29 años, pueden comunicarse con él al número 154578799.

“El día de mañana voy a tener 50 o 60 años y voy a saber que por lo menos intenté escalar el Everest. Voy a saber que llevé una bandera de Malvinas y que quedó en algún lugar de esa enorme montaña. Creo que ahora estoy en mi mejor momento, hace unos días cumplí 29 años, estoy en mi mejor etapa como deportista. Yo sé que existe un riesgo, pero ese riesgo es el mismo que salir a bailar y que me metan una puñalada o un tiro. Creo que estoy en el momento óptimo para intentar esto”, remató Guerra.

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -