Madre del pequeño Julen: “Al asomarme al pozo, escuché a mi hijo llorar”

Victoria García, la madre del niño de dos años, estaba hablando por teléfono con su jefe en el momento en que el menor desapareció.

La madre de Julen, el niño que murió tras caer en un pozo de la localidad de Totalán, en Málaga, escuchó llorar a su hijo mientras caía por el agujero. Es parte del relato que hizo ante la Guardia Civil (Policía), según reveló un programa de televisión español, en el que explica qué pasó el día de la tragedia, cuando Julen cayó por el pozo de la finca donde paseaban ese domingo.

Victoria García

Según Victoria García, la madre de Julen, en el momento del accidente ella estaba hablando por teléfono con su jefe, el encargado del McDonald’s del centro comercial Rincón de la Victoria, para decirle que no iba a trabajar porque se sentía mal. Mientras tanto, el niño de dos años estaba bajo el cuidado del padre, según explicó a la Guardia Civil.

Cuando hacía esa llamada, indicó a los agentes, vio cómo todos los que estaban con ella corrían hacia el pozo y los escuchó gritar. “Al asomarme a la boca del pozo, escuché a mi hijo llorar y vi cómo mi pareja quitaba de los bordes piedras y arena para que no cayeran dentro. Dejé de escucharlo llorar y empecé a gritar, desesperada”, dijo en las declaraciones.

El pozo ilegal, según fuentes de la investigación, se había abierto el 18 de diciembre y en los días previos al suceso se habían hecho una serie de obras ilegales en la misma zona. Se rebajó la montaña ganándole terreno y se hizo una zanja donde se preveía la construcción de un muro de contención que evitase posibles desprendimientos de tierra sobre una vivienda que quería hacer ahí el dueño de la finca y novio de la prima de José Roselló, el padre de Julen.

Te puede interesar
Texas ejecutó a un hombre por la violación y asesinato de una joven

“Estaba echando unas ramas al fuego y vi cómo mi hijo corría por una zanja hacia la esquina donde estaba el pozo. Estaba a 10 o 15 metros (32 o 49 pies), salí corriendo para agarrarlo pero no llegué y vi cómo se cayó por el pozo”, declaró el padre de Julen ante la Guardia Civil.

“Junto a la boca había dos bloques de hormigón (cemento) separados y en el medio quedaba el agujero. Sabía que el pozo estaba allí, David -el novio de su prima- me lo había dicho pero que estaba tapado por los dos bloques”, aseguró Roselló.

Por su parte, la prima del padre, aseguró a los agentes que también fue testigo del accidente: “Estaba con mi hija, a unos dos metros y medio (8.2 pies) de Julen, cuando de repente Julen desapareció; corrí a mirar, vi el agujero del pozo y escuché el sonido de la caída del niño. El padre de Julen estaba cerca y también vio cómo caía por el pozo”.

La Guardia Civil investiga todos y cada uno de los detalles que posibilitaron la muerte de Julen por petición del Juzgado de Instrucción número nueve de Málaga. Los agentes quieren averiguar si tanto el propietario de la finca como el que cavó el pozo pudieron incurrir en un delito de homicidio imprudente.

Comentar
- Publicidad -