Un preso se tragó una pila porque no dejaron que recibiera droga y pastillas disimuladas en un antitranspirante

Un preso se tragó una pila, enojado, porque en la Comisaría donde está detenido evitaron que le llegara un envase de un desodorante relleno con unos cinco gramos de marihuana y unas veinte pastillas de psicotrópicos. Esto ocurrió el martes y ayer increíblemente sucedió lo mismo: otra persona que fue a visitarlo y que quedó demorada le volvió a llevar lo mismo “un antitranspirante” con veinte pastillas más de un sedante.
Trelew (Agencia) El recluso es un joven que está procesado por asaltos y robos, lo tienen alojado en la Seccional Cuarta de esta ciudad y según el médico que lo examinó, lo que ingirió va a evacuarlo de manera natural en los próximos días.

Las autoridades de la dependencia conocieron que se había tragado una pila la noche del martes, alrededor de las 22,30; unas horas después de que secuestraran el desodorante relleno de droga y pastillas que un menor, que lo había ido a visitar, le había llevado.

“Una vez que se detectó que el individuo había ingerido la pila, se lo trasladó al hospital; allí le hicieron una placa y efectivamente se confirmó que tenía la pila en el estómago, en consecuencia, quedó bajo observación médica”, declaró ayer el comisario Calderero, jefe de la Comisaría Cuarta.

Luego agregó que se encontraba bien y que el médico les había dicho que expulsaría normalmente el elemento. “Se le intentó dar un medicamente para acelerar esa situación, no lo aceptó y esto fue informado al juez Penal en turno”.

Te puede interesar
Tomás Pugnaloni, Pablo Pires, Javier Hernández, Sebastián Marsicano y Daniel James; festejaron en el “Mar y Valle”

Ayer, a las once de la mañana, el mismo preso recibió otra visita: esta vez fue un empleado municipal que fue a verlo y a llevarle otro desodorante al que cuando lo revisaron descubrieron que estaba relleno de unas 20 pastillas más de psicotrópicos. A raíz de ese hallazgo el individuo quedó demorado, pero luego de unas horas recobró la libertad. Esgrimía en su defensa que ignoraba el contenido del envase de antitranspirante y que alguien de la familia del detenido se lo había dado para que se lo llevara.

Este no es el único caso de un recluso que se traga una pila aquí en la zona. Hace un mes, aproximadamente, se conoció el de un detenido del Instituto Penitenciario Provincial que está camino a Puerto Madryn, a unos 20 kilómetros al norte de Trelew, que debieron operar para sacarle un elemento similar del estómago, el cual había ingerido también a modo de protesta.

 

Comentar
- Publicidad -