Mujeres Poderosas

Ivana Katana (foto Mica Zeni)

Es la época del ruido. Las mujeres comenzamos a romper el silencio para gritar, abrazarnos en nuestras diferencias y hacernos escuchar después de tantos siglos de sumisión. Feminoise es eso, un espacio que reúne a mujeres y disidencias de género en la escena artística.

(Por Gisel Hernández) En la mayoría de los eventos y recitales que se ven en la ciudad, es muy común que los participantes, tanto organizadores como espectadores, sean en su mayoría hombres. A veces hay mujeres en las ferias y muy rara vez entre los músicos. Alguien podría decir que simplemente no hay mujeres que produzcan. Sin embargo la noche de Feminoise, en el mismo pub de siempre, las mujeres coparon el escenario, las ferias, las paredes y el público. Acá estamos.

En formato de festival, Feminoise desembarcó por primera vez en Comodoro Rivadavia. Con la participación de un enorme colectivo femenino, colmó de arte las instalaciones de El Sótano Pub y renovó el aire de la movida local con nuevas exponentes, dejando abierta la posibilidad para nuevos aprendizajes, encuentros y propuestas.

Luz Casares (foto Mica Zeni)

Primer Festival Feminoise en Comodoro

El viernes 18 de enero a las 20:00 hs. se abrieron las puertas del pub rockero de la ciudad, que recibía a los espectadores con sus paredes totalmente intervenidas con papel de diario y revistas, luces de colores, cuadros, ilustraciones, fotografías y videos, obra de Inna Leske, Pino Usagi, Laura Bueno, Gala Fredes y China Vázquez, entre otras colaboradoras. También se acomodaban las feriantes con una variada propuesta de fanzines, pines, libros, muñecos de tela, folletería, ilustraciones, stickers: Pulso, Boro, Periplo, Socorro Rosa Rabiosa y Cabra Negra. Incluso estaba disponible en una mesa una tarotista, donde los interesados hacían fila para que les interprete sus cartas. Romina Fuentes tenía un espacio de maquillaje y Noelia Riquleme pintaba un mural en el fondo del lugar. Antes de iniciarse los shows, se hicieron presentes la reconocida mapuche Rosa Pincol junto a la abuela Mari Carmen Nahual Xiuhpapalot de México, que dio una charla a las presentes sobre el proyecto “Jornadas de paz y dignidad”.

Pasadas las 23:00, cuando el ambiente empezaba a colmarse, comenzó el show con una performance de acrobacias a cargo de Nicole Aldana y Romina Fuentes. Así comenzó el turno de las músicas, primero subió al escenario Anto Peralta que presentó sus canciones interpretadas por su voz dulce y su guitarra, acompañada de la VJ Ross Kvinnor, mientras el público se acomodaba en el suelo para escucharla. También se presentó Roberto Vera con una performance, siguió el turno del dúo conformado por Violeta Miel y Danger las caletenses que hicieron noise con sus guitarras eléctricas. Después hubo espacio para la poesía, con lecturas de Florencia Chaile y la presentación de video experimental de Roxana Rubilar. Continuó un monólogo de Inna Leske y visuales de Pino Usagi, y luego Luz Casares se presentó con su proyecto Kion, en versión solista, acompañada por la VJ Ross. El show de cierre estuvo a cargo de la trapera Ivana Katana, junto a la DJ Caro López y con visuales de Laura Bueno. Antes del cierre final, Luz habló sobre el proyecto Feminoise dejando en claro su esencia feminista, experimental y abierta a la diversidad. Una noche de mujeres y disidencias.

Violeta y Danger (foto Mica Zeni)

Ruido femenino

Feminoise es un proyecto que busca reunir a artistas mujeres, trans y personas no binarias, grabar discos compilados y generar espacios para que expongan su arte, y de esta manera logra contrarrestar la falta de paridad de género en el ambiente artístico, que tiene una predominancia de hombres heterosexuales en todos sus roles. La coordinadora a nivel local es Luz Casares, artista comodorense que participó con su proyecto Kion de las ediciones en Mendoza –donde reside actualmente– y en La Plata. “Feminoise es el disparador para seguir generando propuestas y eventos, y seguir dando visibilidad al trabajo de las mujeres, trans y disidencias” afirma Luz. En su caso, viene a la ciudad una vez al año a visitar a su familia y desconocía parte de la escena del arte; “nunca supe de chicas que hagan cosas artísticas acá, siempre he tenido más bien amigos hombres artistas y músicos” cuenta. “El verano pasado conocí lo que era Feminoise, donde participó Maia Koenig que es la creadora. 2018 fue un año de estar muy vinculada a Feminoise, de conocer lo que estaba pasando en distintos lugares, es un colectivo que genera fechas en vivo en distintas provincia y en otros países. Y dije: “¡Hay que hacerlo en Comodoro!” lo veníamos charlando y me pareció que era un buen momento para generar la propuesta y ver qué pasaba”.

A pesar de haber varias interesadas en participar, a la primera reunión convocada para el viernes 4 de enero solo acudieron cuatro chicas, a partir de ahí, en pocos días la propuesta se multiplicó y en la segunda asamblea se conformó un colectivo con alrededor de veinte mujeres.

Feminoise plantea un formato de organización horizontal, donde se hacen asambleas abiertas y se proponen roles: producción, artistas, feriantes, ambientación, comunicación, registro audiovisual, entre otros. “Hay una serie de roles para cada fecha, es interesante para la organización porque facilita un montón, es una organización horizontal por roles donde cada una se hace cargo de una parte. Mi rol sería productora del evento, los flyers los diseño yo porque es algo que me gusta hacer y trato de mantener un estética acorde; y también estoy en el rol de artista” explica. Luego de este primer evento las integrantes coinciden en continuar en contacto para organizar próximas ediciones del festival.

Al respecto de las diferencias de trabajar en Mendoza y Comodoro, Luz señaló que “son dos ciudades donde se dice que la gente es cerrada o son sociedades conservadoras, pero me resultó totalmente diferente entre un lugar y el otro. En Mendoza había una dificultad en principio que para mi tenía que ver con que las mujeres artistas estaban acostumbradas a trabajar solas, de una forma independiente a grupos, o de ámbitos de hombres”. En este sentido, cuenta que pasó un tiempo hasta que las artistas entendieron cuál era el beneficio de trabajar en conjunto, con la posibilidad de grabar y editar material, compartir y encontrarse entre mujeres. “Ahí se empezaron a abrir mucho más y el hecho de conocerse y encontrarse siempre marca una diferencia, como un punto de partida, ahí es donde nos damos cuenta lo importante que es poder trabajar en grupo” sostiene.

En cambio comenta que en Comodoro: “fue muy distinto, porque las chicas que vinieron a la primera reunión captaron la importancia de este evento y ellas mismas empezaron a multiplicar la cantidad de chicas para hacer la primera fecha. Son dos ciudades que necesitaban muchísimo de más visibilidad de mujeres artistas, trans y disidencias, porque es muy predominante en los dos lugares la escena de hombres hetero”.

foto Gisel Hernández

Espacio de desarrollo

Luz cuenta con su proyecto Kion que lleva adelante con Gastón Cirvini (Mendoza), donde fusionan sonidos electrónicos generados por sintetizadores construidos artesanalmente y teclados en 8bit entre los que suena la Commodore64. La voz con delay funciona como otro instrumento más, y Gastón se encarga de los ritmos con fuerza ancestral de la batería y percusión. El efecto resultante es un recorrido por paisajes sonoros retro-futuristas de diversos estados emocionales.

El caso de Luz es particular porque su vinculación con la música experimental nace a partir del contacto con Feminoise. “Para mí ha sido un espacio de desarrollo en muchos sentidos. Tiene una parte muy importante que tiene que ver con la capacitación a través de talleres, que es donde fabriqué mi primer sintetizador y empecé a meterme en el mundo del noise. Por un lado tiene esta parte de talleres y de compartir el conocimiento que tenemos con las demás, y a la vez generar un empoderamiento desde el intercambio de saberes. No he encontrado muchos espacios donde pase eso y es un gran potencial que tenemos los grupos de artistas mujeres.”

En esta línea, la artista asegura que las mujeres: “estamos entendidas como la minoría porque hay una gran predominancia de hombres hetero en la escena del arte. La forma de potenciarnos es compartir con otres lo que sabemos, seguir desarrollándonos y sentir la libertad de mostrar lo que hacemos en un contexto donde nadie te va a juzgar, ni se cuestiona cuál es tu búsqueda. Muchas veces pasa que tenés tu propio estilo y si no caes en un contexto adecuado eso se ve limitado, a veces por lo que buscan los espacios para presentarte o por los grupos de trabajo”.

1_ferias y tarotista (foto Gisel Hernandez) – 2_Anto Peralta (foto Mica Zeni) y 3_mural de Noelia Riquelme (foto Mica Zeni)

Experimentación y empoderamiento 

Una de las particularidades de Feminoise es la realización de talleres, en este caso Luz programó un taller de experimentación sonora para el día de hoy, domingo 27, con la idea de brindar herramientas para que las mujeres puedan aprender a desarrollar sus propios sonidos. Sobre el ambiente de la zona dice que hasta el momento no ha conocido mujeres que hagan experimentación; “es un buen disparador comenzar con un taller, así fue mi caso, yo empecé con un taller. Ya hay un disparador que es la primera edición de Feminoise, y después dejar algunas herramientas para comenzar con la experimentación”.

Pero para Luz el aprendizaje va más allá de la creación artística, sino que sostiene que la experimentación es una herramienta de empoderamiento; “es una herramienta de autoconocimiento y es muy fuerte lo que pasa cuando una mujer se mete en el mundo de la experimentación; te ayuda a conocer cuáles son tus potenciales y empezar a desarrollarlos. Yo pongo el ejemplo de la música porque es lo que me tocó, pero creo que en todos los ámbitos hay que darse la posibilidad de la experimentación; animarnos a hacer cosas desconocidas en la vida es una forma de empoderamiento”.

foto Florencia Crosby

El inicio

La idea de Feminoise pertenece a Maia Koenig, artista de Rawson que inició el proyecto durante un viaje por Latinoamérica en 2016, donde reunió a artistas de la comunidad de mujeres, trans y disidencias de género para grabar un compilado de distintas propuestas de experimentación sonora. Para esto también fue necesario crear un sello discográfico propio, y paralelamente nació Sisters Triangla, con el cual se editaron compilados de proyectos de experimentación sonora de diferentes países. Por ejemplo se editó Feminoise Latinoamérica Vol 1, Vol 2 y Vol 3; y compilados en la región del Litoral argentino, de México, Uruguay y Brasil. (Más información en https://sisterstriangla.bandcamp.com).

En 2018 vieron la necesidad de armar un colectivo que abarque todas las ramas del arte y empezar a generar eventos con presentaciones en vivo. Así comenzaron a formarse grupos en distintas partes del continente que contenían además de músicas a artistas visuales, actrices, performers, bailarinas, fotógrafas, comunicadoras, escritoras, cineastas, entre otras expresiones artísticas. Hubo ediciones de Feminoise en Buenos Aires, La Plata, Rosario, Mendoza y a nivel internacional en México, Brasil y Uruguay, y se suman a la lista las dos localidades patagónicas Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia.

Mientras se realizaba el evento en la ciudad, de manera simultánea se llevaba a cabo en Madrid (España), con la participación de su creadora Maia Koenig. Además el 25 de enero se realizó en Rosario, habrá otra el 2 de febrero y el 17 en Barcelona (España). En tanto en Buenos Aires se organiza el primer Festival Internacional de Feminoise, para los días 4, 5 y 6 de abril.

Caleta Olivia

A raíz de la inquietud de mujeres artistas de la vecina ciudad santacruceña, el lunes 21 de enero se realizó la primera asamblea para las interesadas en participar del primer Feminoise Caleta Olivia. La cita fue en Alef, una pequeña y acogedora librería que funciona también como espacio cultural, dirigida por Sara Montiel. La fecha elegida para el evento fue la noche del sábado 26 en Espacio Cultural Sinfonía Rústica, con la participación de la rapera Karlitahh, Rocío Limón, Coco Blú, y repiten fecha Ivana Katana, Kion y las locales Violeta Miel & Danger. Además se sumaron exposiciones de artistas visuales, fotografía, stands de comida vegana, fanzines, tatuajes, libros, el Espacio Menstruación Consciente y hasta peluquería.

foto Florencia Crosby

“Somos poderosas”

Anto Peralta conoció a Luz Casares durante el festival MAPA (Música Alternativa Patagónica) y así fue como se enteró de la propuesta de Feminoise y decidió sumarse. “Luz se acercó a mí porque en el cierre de MAPA estuve participando junto con Enzo Antoniazzi en una de sus canciones, nos reunimos y me comentó. Yo tenía una idea de lo que era Feminoise porque lo había visto en redes, pero no había tomado dimensión de lo que ocurría, sobre todo la propuesta y las ideas”  relata. En esta línea, coincide con la premisa principal del proyecto: la de dar espacio a una minoría invisibilizada. “La realidad es que somos muchas, tanto en la música como en lo visual y en todas las artes, creo que hoy inicia un nuevo camino que es algo precioso. Éramos invisibles, se nos cerraban muchas puertas. Charlando entre todas, que somos de distintas ramas, coincidimos en que somos poderosas y que a veces los espacios y la gente se siente intimidada de cierta forma, de todo lo que podemos proyectar y sobre todo que tengamos voz” y agrega que “se intimidan de lo nuevo y de que estemos a su nivel o que seamos mejores; porque ellos no nos ven como su igual sino como inferiores”.

Anto tuvo una incursión temprana en la música, como cantante y como instrumentista. “Me inicié de muy pequeña, más o menos 4 o 5 años, acompañada de mi papá haciendo otros géneros como tango y folclore. A partir de los 8 años empecé a tocar la guitarra, fue la primera vez que tuve contacto con un instrumento. Más o menos a los 15 años retomo, porque tuve un proceso en el que fui transitando, mutando y creciendo como persona y como mujer. A los 15 me vuelvo a conectar con lo artístico y vuelvo a presentarme de manera individual, siempre reversionando y tomando canciones de muchos géneros que me gustan, y tratando de plasmarlo desde mi perspectiva. No son covers porque tomo la canción y la transformo”.

Hace algunos meses comenzó a componer sus propias canciones y fue las que presentó en la fecha de Feminoise. Este año se propone presentar su música en distintas ciudades de la región y grabar su propio material. Expresa que en lo que va del año: “se me abrieron bastantes puertas, estoy con mis canciones que es un gran paso para mi poder mostrarlas, porque es algo tan personal, y cuento con el apoyo de muchos y muchas, me siento muy acompañada y apoyada”.

Luz Casares (foto Florencia Crosby)

“Estamos todas peleando por lo mismo”

El dúo de Caleta Olivia conformado por Danger (Leonela Olivera) y Violeta Miel (Paula Marchetti) se presentan de esta manera: “somos amigas que venimos tocando juntas hace 5 años en otro proyecto que se llama Ménage à Trois. Arrancamos el 2019 con esta propuesta, la idea es experimentar con las guitarras en búsqueda de sonidos nuevos y distintos a lo que veníamos haciendo. Se podría decir que hacemos noise”.

Ménage à Trois es un trío punk que se mantuvo durante dos años con Paula en batería, Juan en bajo y Leonela en guitarra y voz. Después Paula se fue a vivir a Córdoba y desde la distancia terminaron de editar temas que tenían grabados y fueron subiendo internet. Con la vuelta de Paula al sur volvieron a presentarse con la banda y cuando escucharon sobre la propuesta de Feminoise en Comodoro, decidieron armar un formato de dúo para participar. “Me acuerdo que vi el video de Feminoise Latinoamérica y me re gustó, cuando vi que lo hacían en Comodoro dije ‘si, vamos, participemos de la manera que sea’, y después surgió lo de hacerlo en Caleta” cuenta Leonela y expresa que “estamos muy de acuerdo con toda la ideología de Feminoise, de lo que trata; de hacer ruido y sacar lo que tenemos adentro, de visibilizar a las que estamos invisivilizades. Nosotras tocamos juntas hace cinco años, pero cada una siempre tocó también por su parte y notamos que hay mucha ausencia de mujeres en el escenario y en todas las otras ramas del arte, entonces nos parece una propuesta buenísima. Estamos muy emocionadas de ver todo el laburo, la organización y la buena onda entre las chicas”. Por su parte, Paula comenta que esta experiencia: “nos ayuda a crecer un montón, a entender ruchas cosas: qué queremos hacer, de dónde venimos y a dónde vamos, esto nos abre la cabeza de una manera enorme”. Asimismo, también destaca el trabajo en equipo: “es algo muy importante aprender a aceptar las ideas de la otra persona, nos enseña a unirnos porque siempre hubo mucha competencia entre las mujeres y no está bueno, acá te das cuenta que estamos todas peleando por lo mismo. Es una oportunidad para que empecemos a renacer, reconstruir y deconstruir”.

Leonela también señala que además de los shows musicales es importante aprovechar el espacio para dar un mensaje; “que no sea como siempre ver bandas y nada más, sino empezar a crear conciencia y visibilizar un montón de cosas que están escondidas y que no se quieren ver. Esto no es venir a tocar nomás, es algo más profundo que tiene atrás un mensaje que está buenísimo”.

 

Ocupar espacios

Paula también señala que en el ambiente artístico se ve la discriminación o los comentarios sobre la calidad de la música al provenir de una mujer; “con nuestra banda Ménage à Trois tuvimos la oportunidad de romper mucho de eso, ahora empezamos a ver muchas pibas animándose a tocar, y estamos contentas porque hay más propuestas. Siempre eran los mismos pibes, las mismas bandas en los recitales, y de repente empezamos a movernos nosotras, que tenemos una idea en común y la defendimos a morir, y obviamente costó” y agrega que “nosotras como mujeres nos empezamos a dar cuenta de cómo podemos ocupar el espacio, que en realidad es cuestión de salir, pelar las garras y hacer valer lo nuestro”.

Violeta Miel & Danger planean seguir craneando proyectos musicales, dice Paula que con Leonela: “siempre proyectamos cosas muy lindas, es una persona con la que se pueden hacer cosas muy amenas, la conexión estuvo intacta después de tanto tiempo entonces salieron las cosas muy fluidas. También tenemos en vista armar otros proyectos pero siempre manteniendo un camino juntas”.

Comentar
- Publicidad -