Mascoteros Metaleros Unidos: la historia de una asociación que trabaja para combatir el maltrato y el abandono de los animales

Mascoteros Metaleros Unidos es una asociación mascotera que trabaja diariamente, no solo por dignificar el tránsito de cerca de 60 animales, sino también por generar un cambio más profundo en la sociedad como es el de concientizar a los chicos de escuelas y jardines, a través de charlas, sobre la importancia de una tenencia responsable. Está compuesta por 10 socios activos quienes trabajan a diario, aunque cuentan con la colaboración de otros voluntarios quienes mediante diferentes actividades también permiten que se siga adelante.

Comenzaron hace tres años y ya cuentan con 5 mil seguidores en su página de facebook. Han sido contactados por asociaciones de otras ciudades de Argentina y hasta por un periodista argentino que trabaja en EEUU. Sin embargo, pese a su popularidad, la realidad es que trabajan de sol a sol solo para cubrir necesidades básicas como alimento, postergando constantemente sus necesidades más importantes, entre otras la de construir caniles en el predio donde tienen a los animales.

Crónica los invitó para que relaten en primera persona la historia, experiencia y sus necesidades más urgentes. Quienes se acercaron fueron Ariel Rojas, Fabricio Baeza y el “famoso” Oscar.

Lo primero que se les pregunta es acerca de sus comienzos. Cuenta Ariel que todo se inició cuando, buscando desesperadamente a la extraviada mascota de su hermana, encontró que en el basural de km 17 vivían perros, entre ellos muchos cachorros, y la mayoría desnutridos. Como ocurre cada vez que se está en frente de algo que duele quedan dos opciones, ignorarla (algo bastante difícil) u ocuparse. Optó por la segunda y se ocupó.

Empezó llevando alimento y agua. Luego se llevó los animales consigo y lamentablemente la mayoría fallecieron. Mientras buscaba ayuda, una persona le habló de Oscar. Lo conoció y desde entonces se comprometió a ayudarlo en su causa, o más bien a trabajar juntos. Así fue, y hasta hoy continúan haciéndolo. En el caso de Fabricio Baeza se incorporó desde hace dos años, pero desde entonces es otro de los grandes pilares que sostiene la asociación.

“Se formó un grupo” añade Oscar, quien mayormente se mantiene en silencio hasta que se le pide que intervenga y relate ciertos pasajes de la historia.

Oscar nació en Carmen de Patagones, cuenta que desde muy pequeño era amante de los animales ya que creció en el campo. Luego, en su juventud, trabajó en la década del 80 para un circo en Mar del Plata con el que recorrió el país y también Chile. Una vez que culminó su etapa cirquera y con el anhelo de conocer Ushuaia llegó a Comodoro Rivadavia desde donde comenzó a hacer dedo y a los cinco días estaba en la famosa ciudad del fin del mundo. A su regreso se quedó en Comodoro, ciudad que conocía ya que había hecho aquí el servicio militar.

Te puede interesar
Moreyra: “Vamos a seguir en esta lucha pero hoy necesitamos llorarlas”

Manifiesta ser una persona feliz al cuidado de esos animales. Es jubilado y se ocupa diariamente de mantener todas las condiciones de higiene, de proveerles agua limpia y de ser el líder que pone orden cada vez que algún suceso intenta romper la armonía del lugar. El refugio de Oscar es más que un refugio, es un espacio donde los animales esperan dignamente un hogar. Las adopciones son esporádicas pero suceden y el viernes pasado uno de sus “gigantes” (por el tamaño) iba a marchar rumbo a su nuevo hogar.

¿Cómo se llega a tener más de 60 perros? Oscar hace un silencio y responde “Y tenía ocho. Y después fuimos trayendo del basural y de las calles. También dejaron perras preñadas y no las podía abandonar” dice Oscar. Ahora están todos sus animales castrados excepto dos que serán castrados a fin del corriente mes.

De alguna manera Oscar intenta ser una especie de bálsamo a un problema que durante décadas se dejó crecer desde el estado y desde la irresponsabilidad de algunos ciudadanos para con sus propios animales.

Metaleros amantes de los animales

Ariel Rojas, co-fundador, aclara que el nombre simplemente surgió por ser la música que él escuchaba, que en la asociación hay personas de diferentes edades y con diferentes gustos musicales. En un comienzo sintió temor que se asocie solo a la música metal pero sin embargo con el transcurso de los años descubrieron que el inédito nombre les brindó mucha visibilidad y repercusiones, “según Google somos la única organización que lleva ese nombre”, dice simpáticamente.

Entre las anécdotas que atesoran está aquella que, luego de su primera aparición en un medio gráfico de esta ciudad en el año 2016, los contactaron primero desde una organización de Mar del Plata y luego desde Hollywood (EEUU).

“Estaba almorzando y me llamaron diciendo que era un argentino que vivía en Hollywood. Al principio creí era una broma” relata y agrega que finalmente resultó ser un periodista que entrevista a músicos internacionales del rock y del heavy metal entre ellos a Ozzy Osbourne. Buscando una manera de colaborar desde la distancia los contactó con una persona que les ofrece hacerles llegar una remera firmada por todos los integrantes de los Guns N’ Roses. La propuesta continúa abierta pero no quieren dar el ok hasta no tener una actividad organizada, como una subasta o sorteo, y poder cumplir su parte del trato.

 

Comentar
- Publicidad -