Bonadio no admitió aún como arrepentida a la viuda de Muñoz

El juez federal Claudio Bonadio no homologó ayer el acuerdo al que un día antes habían arribado los fiscales y la viuda de Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner, para que la mujer sea declarada “arrepentida” en la causa de los cuadernos.

Tras una audiencia que se extendió por más de cinco horas, Bonadio escuchó la declaración de Carolina Pochetti, viuda de Muñoz.

Carolina Pochetti, la viuda del ex secretario privado del ex presidente Néstor Kirchner Daniel Muñoz, volvió el viernes a la cárcel de Ezeiza tras una extensa audiencia con el juez federal Claudio Bonadio, quien aún no homologó el acuerdo que hizo con los fiscales Carlos Rivolo y Carlos Stornelli para ser considerada arrepentida en la causa por los cuadernos de las coimas.

El juez seguramente estudiará la extensa declaración de Pochetti durante el fin de semana antes de decidir si ratifica el acuerdo que Pochetti logró con los fiscales para pasar de acusada a imputada colaboradora y quedar en libertad.

Después de firmar un acuerdo con la fiscalía, la viuda de Daniel Muñoz -ex secretario de Néstor Kirchner-, volvió al mediodía del viernes a los Tribunales de Comodoro Py para una audiencia con el juez Claudio Bonadio, quien debe decidir si la acepta o no como imputada colaboradora en la causa de los Cuadernos de las Coimas.

En la audiencia de homologación, que se realiza en el cuarto piso de Comodoro Py, el magistrado tendrá que definir si el caso suma una nueva arrepentida, según confirmaron fuentes judiciales a Clarín.

La confesión de Carolina Pochetti con la que busca ser la nueva arrepentida en la causa que investiga un circuito de pagos ilegales que la anterior gestión cobró a empresarios contratistas del Estado, ingresó este viernes al juzgado de Bonadio.

Tras firmar un acuerdo de colaboración después de una extensa declaración ante los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo, la decisión final para otorgarle o no dicho beneficio, será del juez de la causa.

Carolina Pochetti está acusada, junto a una veintena de personas del entorno del ex secretario privado de Néstor Kirchner, de maniobras de lavado de dinero en Estados Unidos por U$S 70 millones.

En este contexto, la Justicia investiga una compleja estructura que tuvo como protagonista al ex secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner, Daniel Muñoz. Esta red se habría utilizado para la exteriorización de fondos que provendrían del dinero ilícito que se cobraba a empresarios contratistas del Estado.

Bonadio, junto a los fiscales Rívolo y Stornelli, sostienen que parte del dinero es proveniente de los ilícitos perpetrados por la asociación ilícita y que, según la causa de los cuadernos, fueron recibidos por Muñoz, quien los puso en circulación en el mercado, con el fin de aparentar un origen lícito.

Te puede interesar
Excarcelaron al ex funcionario kirchnerista Campillo tras su aporte como arrepentido

La acusación contra la viuda de Muñoz es haber “realizado diferentes transacciones comerciales de las que se destaca la constitución de empresas y la compra de inmuebles a nombre de éstas,operaciones que no se condicen con la capacidad económica de aquellos”. Esta semana tuvo una audiencia con el defensor oficial Juan Martín Hermida y consultó los beneficios para avanzar con una confesión como arrepentida.

El juez Bonadio consideró que fue partícipe de la estructura que habría lavado al menos, U$S 70 millones. Además, fue señalada por otros acusados en esta parte del expediente con un rol preponderante

Con roles diferentes, quienes participaron por órdenes del ex secretario de Néstor Kirchner, fueron: su ahora viuda Pochetti, Sergio Todisco, Elizabeth Municoy, Carlos Cortez, Peral Puente Resendez, Carlos Gellert, Víctor Manzanares, Sergio Dorf, Marcelo Danza, Osvaldo Parolari, Marcelo Danza, Campillo y su sobrino Gastón Campillo, Antonio Gugino, Rubén y Leonardo Llaneza, Elba Municoy y Mauro Profético.

El de Pochetti no fue un rol menor, según investiga la Justicia. Entre 2010 y 2015, Muñoz habría constituido en el exterior “quince empresas a nombre de terceras personas de su círculo. Doce de estas firmas fueron dirigidas por Todisco y Municoy, que entonces estaban casados.

Después de 2015, cuando Municoy y Todisco se separan, en nueve de estas sociedades asume Perla Puente Resendez, cónyuge de Carlos Gellert, detenido recientemente y quien es hijo de Blanca Blanco, la ex diputada nacional y ex esposa de Daniel Peralta entonces gobernador de Santa Cruz. Blanco, es a su vez, tía de Carolina Pochetti.

La Justicia determinó que Pochetti y el entorno de Muñoz -a través del conjuntos de firmas- buscaron “ocultar el origen ilícito del dinero” y para ello “habrían comprado un total de 16 inmuebles a nombre de dichas empresas”. Catorce de las propiedades se encuentran en Miami y las dos restantes en Nueva York.

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -