La actividad económica se redujo 2,3% en noviembre de 2018

El Indec informó que la economía acumula ocho meses de baja. Los rubros que más sufrieron el impacto de la recesión fueron el comercio y la industria.

La economía volvió a caer en noviembre un 7,5% en relación con el mismo mes del año pasado, de acuerdo con los datos del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que difundió esta tarde el INDEC.

La turbulencia cambiaria y la sequía en el campo impactaron fuerte en la economía. En mayo la actividad económica había caído un 5%, en junio otro 6,6%, en julio bajó 2,7%, agosto un 1,9%, en septiembre 6,1% y 4,2 en octubre de acuerdo a datos del INDEC. Las principales razones de esa merma fueron el desplome de la cosecha en los primeros meses del año, el cimbronazo de la corrida cambiaria y el freno de la industria.

Hasta marzo, la economía había acumulado trece meses consecutivos de expansión.

A su vez, la medición contra octubre pasado en forma “desestacionalizada”, el mismo indicador mostró variaciones negativas del 2,3% en la comparación intermensual.

De esta forma, la actividad económica acumuló una disminución del -2,2% en los primeros once meses del año, respecto del mismo período del 2017.

Según el relevamiento del INDEC, en octubre se dio una evolución dispar en los sectores monitoreados:

Entre los de mayores caídas se encuentran:

Comercio mayorista, minorista y reparaciones: (-17%)

Te puede interesar
El Indec dará a conocer la inflación de abril, que rondará el 4% según privados

Industria Manufacturera: (-12,6%)

Construcción: (-11,4%).

Los que explican en mayor medida el crecimiento fueron:

Agricultura, ganadería, caza y silvicultura: (+1,9%).

Enseñanza: (+1%).

Electricidad, gas y agua: (+0,7%)

Según los analistas, el ritmo de crecimiento del año pasado fue más lento de lo esperado y dejó poco “arrastre” para la actividad este año. Además, la turbulencia cambiaria y la sequía afectaron al nivel de actividad que se desaceleró en el primer semestre del año.

Los componentes que estaban previstos impulsen el crecimiento, como la obra pública y el consumo, tuvieron un comportamiento diverso. En el primer caso, el Gobierno aumentó el gasto y se empezó a notar el ritmo en la actividad. Mientras que el consumo masivo aún no recuperó los niveles de finales del 2015.

Comentar
- Publicidad -