Miles de griegos se manifestaron en Atenas contra el acuerdo con Macedonia

El Parlamento debe ratificar esta semana el cambio de nombre de la antigua república yugoslava.

Miles de personas se concentraron este domingo en el centro de Atenas para reclamar al Parlamento heleno que no ratifique el acuerdo sobre el cambio de nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) a Macedonia del Norte. La votación en la Cámara está prevista a finales de esta semana.

Los organizadores estiman que la participación superó las 600.000 personas, mientras la policía reduce la cifra a 60.000. En cualquier caso, la afluencia de manifestantes fue menor de lo previsto y no alcanzó la de febrero pasado, cuando alrededor de un millón de personas, según los organizadores (140.000, para la policía), se dieron cita en el mismo lugar en contra del acuerdo. En Salónica, un mes antes, se habían concentrado 400.000 (90.000 según la policía).

Varios miles de policías fueron desplegados para evitar incidentes, habida cuenta de que poco antes de comenzar la concentración grupos antifascistas habían convocado una manifestación antinacionalista. Al término de la concentración, se produjo un intercambio de botes de humo y explosivos de fabricación casera entre la policía antidisturbios y grupos de manifestantes que intentaban acceder al Parlamento.

Camiones de la Policía bloquearon el acceso a la calle en la que se encuentran los edificios gubernamental y presidencial, y drones y helicópteros de las fuerzas de seguridad siguieron desde el aire la protesta.

Te puede interesar
La vegana de "las gallinas violadas" es amiga defensora de un asesino

La manifestación fue convocada por una plataforma nacionalista denominada Comité de Lucha por la Helenidad de Macedonia, que agrupa a asociaciones diversas de ciudadanos, pero también de la iglesia ortodoxa, militares y griegos de la diáspora, especialmente importante en Australia y Estados Unidos.

Personas de todas las edades e incluso tendencias políticas se unieron en su rechazo hacia lo que consideran una “traición” a la patria griega: el acuerdo entre los Gobiernos de Atenas y Skopje para dar un nombre definitivo a la antigua república yugoslava que pretende acabar con un conflicto que se ha prolongado desde 1991, cuando Macedonia se independizó de la Federación Yugoslava.

Los últimos sondeos sobre la cuestión constatan la oposición al acuerdo de un 70% de la población griega.

Comentar
- Publicidad -