Mujer adoptó a dos bebés abandonados y descubrió algo sorprendente

Ella afrontó un divorcio en Estados Unidos y además tuvo problemas de fertilidad, pero sus ganas de ser madre pudieron más que las dificultades. Katie Price ahora quiere ser madre de un tercer pequeño, que también es hermano de Hannah y Grayson.

La mujer, natural de los Estados Unidos, se divorció a los 30 años de edad y a pesar de intentar varias veces quedar embarazada no pudo debido a los problemas de fertilidad que tenía.

Tras su fallido matrimonio se mudó al estado de Colorado y  finalmente se decidió a adoptar. Fue así que una trabajadora social le comentó hace tres años que una criatura, de apenas cuatro días de nacido y de nombre Grayson, había sido abandonado por su propia madre biológica en un hospital.

Al poco tiempo empezó a criar al bebé mientras realizaba los trámites para legalizar la adopción y después de un año un tribunal local decidió quitarle potestad a la madre de sangre, cuya identidad era de conocimiento de Katie.

Tras este evento, la alegría de la joven no podía ser más desbordante e incluso hacía planes de adoptar a otro niño en un par de años. La espera no pudo ser más corta ya que solo un mes después de legalizar la adopción, otro trabajador social se contactó con ella debido a que una niña también había sido abandonada en un centro médico.

“Sé que estoy loca, pero Dios me está diciendo que diga que sí”, se dijo a sí misma cuando recibió la noticia, según contó en un blog que administra. Katie crió a la bebé mientras un tribunal decidía si ella podía quedarse con la potestad.

Te puede interesar
Trump no podrá bloquear a usuarios de su Twitter

Ambos bebés habían sido abandonados en el hospital, y tenían condiciones de salud similares, así que la mujer pensó que, como ya había pasado por la situación de rescatar a Grayson podía hace lo mismo con la niña.

Solo después de llegar hasta su casa, Katie se dio cuenta que el nombre que constaba en el brazalete de nacimiento de la menor, inscrita como Hannah, era el mismo de la madre biológica de Grayson, quien ya tenía poco más de un año de edad.

Por curiosidad, decidió revisar la ficha de la progenitora de Hannah y se topó con otra casualidad: la fecha de nacimiento de la mujer coincidía con la de la madre biológica de Grayson. Esto evidentemente, despertó severas sospechas en Katie, quien a pesar de ser consciente que el fenotipo de ambos bebés no se parecían en nada, las dos coincidencias anteriores eran muy reveladoras.

“Grayson es mitad afroamericano con una hermosa piel más oscura y cabello oscuro y rizado. (…) Hannah tiene un tono de piel blanco pálido con el pelo liso rubio rojizo”, escribió la mujer en su blog.

Para confirmar su suposición decidió buscar a la madre biológica de Hannah, quien era exactamente la misma mujer que había alumbrado a Grayson un año atrás. Una prueba de ADN comprobó que ambos bebés adoptados eran medios hermanos de sangre.

“¿Qué pasaría si la niña hubiera ido a otra familia? (…) Nunca habríamos encontrado a ella ni a la madre de Grayson. ¡La conexión nunca se habría hecho!”, contó la mujer en su blog.

 

Comentar
- Publicidad -