Corea del Norte intenta cerrar un nuevo encuentro entre Kim Jong-un y Donald Trump

Una delegación de alto nivel de Corea del Norte llegará este jueves a Washington para entrevistarse con el secretario de Estado Mike Pompeo,en un nuevo intento por confirmar una segunda cumbre del presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Según la CNN y la agencia Yonhap, el grupo de enviados de Pyongyang está liderado por Kim Yong Chol, el máximo responsable del equipo negociador norcoreano, al que se pudo ver en el aeropuerto de la capital china, Pekín, durante la escala que realizó en ese país.

El vicepresidente del Comité Central del Partido de los Trabajadores y antiguo responsable de uno de los servicios de espionaje de Corea del Norte también fue un personaje determinante a la hora de organizar el primer encuentro de Trump y Kim en junio del año pasado.

Replicar la ofensiva diplomática

Pyongyang parece estar copiando al detalle la estrategia de 2018, en un intento por reactivar la ofensiva diplomática que protagonizó en ese entonces su máximo dirigente. En aquel entonces, la cumbre con Trump estuvo precedida por el desplazamiento de Kim Jong-un a China -algo que se repitió hace días-, y un viaje del citado Kim Yong Chol a Washington, donde se reunió con Pompeo y Trump.

Diplomáticos surcoreanos y varios medios de comunicación regionales opinaron que un anuncio sobre una segunda cita entre los dos dirigentes es cuestión de días. La mayoría de las filtraciones recogidas por estas mismas fuentes apuntan a que el hipotético cónclave se celebraría en esta ocasión en Vietnam.

Desnuclearización

Aunque el evento de Singapur ratificó el espectacular giro de la situación que se vivió en la Península de Corea en 2018 -que frenó de forma radical la imparable escalada de tensión a la que se había asistido en 2017-, el diálogo entre Washington y Pyongyang quedó empantanado poco después ante la diferente percepción de lo que se había pactado en esa fecha.

Pyongyang sigue proclamando que está dispuesto a la desnuclearización de la Península pero eso incluye según su opinión no sólo el desmantelamiento de sus misiles y bombas atómicas sino también las que se estima que EEUU tiene en las bases que controla en Japón o la isla de Guam.

El mismo vicepresidente norteamericano, Mike Pence, ha admitido de forma tácita que la estrategia de Trump no está funcionando y que Corea del Norte sigue sin desprenderse de su arsenal nuclear, como exige Washington.

“El presidente ha prometido dialogar con el presidente Kim, pero todavía estamos esperando pasos concretos de Corea del Norte para desmantelar las armas nucleares que amenazan a nuestra población y a nuestros aliados en la región”, reconoció Pence este miércoles en un encuentro con diplomáticos de su país.

Te puede interesar
Vladimir Putin y Kim Jong-un se reunirán el jueves en Rusia

Las palabras del ‘número dos’ de Trump contradicen de forma frontal la afirmación que hizo el mandatario tras su conversación con Kim Jong Un, cuando dijo en un tuit que ya no existía “ninguna amenaza nuclear de Corea del Norte”, e inciden en el caos y la confusión que domina la política foránea de la Casa Blanca.

Según el diario surcoreano ‘Chosun Ilbo’, EEUU se plantea flexibilizar el régimen de sanciones que afronta Corea del Norte a cambio de que Pyongyang envíe sus misiles intercontinentales al extranjero y se comprometa a paralizar su programa nuclear.

Si se confirma tal extremo se trataría de una concesión mayor, ya que Trump había proclamado que las sanciones no se modificarían hasta que Corea del Norte hubiera desmantelado su programa de armamento atómico y dicha acción fuera ratificada por las inspecciones correspondientes.

El ministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha, opinó el miércoles que la única manera de avanzar en la negociación es adoptar una estrategia de “fases” -algo que Trump rechazó al inicio del proceso- y que EEUU se comprometa a “ofrecer algo”.

La posible entrevista entre Trump y Kim puede ser la antesala de la visita histórica de este último a Seúl, que debía haberse producido el año pasado y que el presidente surcoreano Moon Jae In ha vinculado a los resultados que se obtengan en las negociaciones entre Washington y Pyongyang.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -