Nueva York prohíbe las terapias para cambiar la orientación sexual a menores de edad

Andrew Cuomo

El Parlamento de Nueva York aprobó este martes un proyecto de ley para prohibir en este estado el tratamiento de menores de 18 años con la controvertida terapia de conversión, que busca cambiar la orientación sexual de las personas.

El proyecto de ley, que fue presentado inicialmente hace más de una década, también protege a residentes del estado de discriminación basada en identidad de género o expresión en empleo, educación, crédito y vivienda. La Asamblea estatal, dominada por demócratas, aprobó la medida desde 2008, lo que también hizo este martes, pero era frenada en el Senado, que durante los pasados diez años estuvo dominado por los republicanos, lo que cambió en los pasados comicios de noviembre. Con el dominio ahora de los demócratas en ambos cuerpos, finalmente el proyecto de ley encontró también luz verde en el Senado, y solo espera ahora a ser firmada por el gobernador, Andrew Cuomo.

“Desorden mental”

La terapia de conversión o rehabilitación pretende cambiar la identidad u orientación sexual de las personas y tiene su fundamento en que la homosexualidad es “una enfermedad o un desorden mental”, lo que rechazan organizaciones como la Asociación Médica Estadounidense. “Nueva York tiene una reputación de diversidad e inclusión y la mayoría de la Asamblea se ha comprometido a mantener esa reputación y proteger los derechos de los demás”, dijo el presidente de la Asamblea, Carl Heastie.

Te puede interesar
Maduro dice que negocia con Guaidó y al mismo tiempo lo llama "pelele"

Con esta acción, Nueva York sigue los pasos de otros catorce estados que ya lo han prohibido: Connecticut, California, Delaware, Nevada, Nueva Jersey, el Distrito de Columbia, Oregon, Illinois, Vermont, Nuevo México, Rhode Island, Washington, Maryland, Hawai y New Hampshire.

“Hoy somos más justos”

La acción es apoyada por políticos y organizaciones como la de Human Rights Campaign por “proteger a jóvenes de la peligrosa y desacreditada” práctica de conversión, indicó la entidad en un comunicado.

El gobernador Andrew Cuomo, que se espera lo convierta en ley la próxima semana, había prohibido esta terapia en 2016 por orden ejecutiva al no contar con apoyo en el Senado. Cuomo felicitó a la legislatura estatal por aprobar el proyecto: “Hoy somos más justos”, dijo en un tuit al asegurar que los neoyorquinos deben estar orgullosos de que “la perjudicial y desacreditada” terapia de conversión pasó a la historia.

La Asociación Estadounidense de Psicólogos recuerda que la terapia de conversión no cambia la orientación sexual de una persona y expresó su preocupación por dichas terapias y el posible daño a los pacientes. “La realidad es que la homosexualidad no es una enfermedad. No requiere tratamiento y no puede cambiarse”, señalan en su página web. Según el proyecto de ley, cualquier profesional de la salud mental que viole la prohibición estaría sujeto a mala conducta profesional y las sanciones aplicables.

 

Comentar
- Publicidad -