Hantavirus: hubo numerosas consultas de comodorenses que estuvieron en la cordillera aunque no presentan síntomas

El temor de contraer hantavirus por el solo hecho de estar o pasar por localidades cordilleranas creció en los últimos días y la guardia del Hospital Regional de esta ciudad apenas da abasto para atender la demanda de personas que no presentan síntomas.

Aunque no tenían fiebre, cefalea ni problemas gastroinstestinales –tres de los indicadores del virus-, más de quince comodorenses acudieron a la unidad de emergencias el lunes último. Entre ellos, había varios trabajadores remitidos –e incluso derivados- por sus empleadores por haber pasado sus vacaciones en El Bolsón y Lago Puelo, de acuerdo con lo que informaron los directivos del Hospital y del Área Programática Sur.

Ayer, el director a cargo del Área Jorge Benítez, la directora del Hospital Miryám Monasterolo, la directora asociada Mónica Varaz y la jefa de Programas del Área Verónica Cortés ofrecieron una conferencia de prensa para “llevar tranquilidad a la población ante este aumento en la consulta”.

Temor y paranoia

Monasterolo apuntó que el lunes por la mañana “vinieron más de quince personas a la guardia derivadas de sus trabajos o por iniciativa propia por haber estado en la zona cordillerana en algún momento. Esto sobredimensiona la guardia y hace que no podamos atender a las personas que realmente lo necesitan, y además, el paciente asintomático puede contraer otra enfermedad al estar en la guardia con otros enfermos”.

Te puede interesar
La Federación Provincial mejora la seguridad en las categorías de pista

Es por ese motivo que decidieron apelar a la sensatez de empleadores y de la comunidad en general: “no queremos generar alarma ni psicosis”, dijo la directora del Hospital.

Los profesionales también señalaron que recibieron consultas de padres de egresados que pasaron un par de días en Bariloche, o de quienes transitaron la Ruta Nacional N º 40, por lo que reiteraron que el virus se transmite principalmente por el contacto con heces, saliva y orina de ratones colilargos, cuando estos restos estuvieron encerrados porque el virus muere en contacto con la luz.

Por otro lado, respecto a las particularidades del brote, la referente de Epidemiología señaló que está identificada y aislada la cadena epidemiológica y que, de no estar en contacto estrecho con una persona enferma, no hay transmisión posible del virus.

Benítez solicitó a la población que acudan a la guardia en caso de que tenga “algún síntoma, como fiebre por más de 48 horas, malestar gastrointestinal y cefalea asociado a un viaje a la cordillera en los últimos 15 o 20 días podrían consultar”. Mientras tanto, “si no tuvieran estos síntomas es preferible que no vengan”, consideró el director a cargo del Área Programática.

 

Comentar
- Publicidad -