Chalecos amarillos: “Vamos a derribar a Macron”

Al menos 32.000 personas se movilizaron en toda Francia, en el noveno sábado consecutivo de protestas contra el Gobierno. Pese a algunos arrestos, la violencia disminuyó gracias a ‘chalecos’ que vigilaron las marchas.

La novena protesta consecutiva de los ‘chalecos amarillos’ a diferencia del sábado anterior, la movilización transcurrió de forma más pacífica y con menos incidentes graves. Mientras el pasado sábado hubo 2.000 arrestos, en este, unas 90 personas fueron interpeladas en todo el país, según la agencia AFP.

De acuerdo con el Ministerio del Interior francés, a las 14.00 hora local unas 32.000 personas habían salido a las calles en toda Francia (6.000 más que el acto VIII) con el lema “Vamos a derribar a (Emmanuel) Macron”, a falta de tres días de que el presidente presente un “debate nacional” que ponga solución a esta crisis político-social.

Bajo la advertencia de una respuesta “extremadamente firme” si se producían actos de violencia, el Ministerio desplegó a 80.000 policías en todo el territorio, centrados sobre todo en París, Burdeos, Toulouse y en Bourges, donde los chalecos’ buscaron reflejar que a horas de la capital “la Francia de provincias” también se moviliza.

Enfrentamientos en París a mitad de jornada

Los primeros enfrentamientos entre los agentes antidisturbios y algunos manifestantes ocurrieron en París y en Bourges a mitad de jornada, con piedras, gases lacrimógenos y quema de mobiliario urbano.

Te puede interesar
Macron a días de las elecciones: "El nacionalismo quiere destruir Europa"

En la marcha del sábado 12 de enero por primera vez se pudo ver más cautela en el propio movimiento, que puso a disposición ‘chalecos’ con brazaletes blancos, encargados de evitar peleas y frenar destrozos en los comercios.

Este lunes 14 de enero, el primer ministro Édouard Philippe dará más detalles sobre el “debate nacional transparente y útil” que permitirá “a todas y todos debatir preguntas esenciales para los franceses”. Entre enero y marzo, los ciudadanos podrán dialogar así sobre transición ecológica, fiscalidad y gastos públicos, democracia y ciudadanía, y organización del Estado y de los servicios, entre otros.

Comentar
- Publicidad -