Comenzó el desmantelamiento del molino eólico caído en octubre

Desde el miércoles último, comenzó el desmontaje del aerogenerador que tirara el viento en la madrugada del 22 de octubre último sobre el cerro, en la zona del Infiernillo. Luego de una licitación encarada por la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, una empresa contratista comenzó con la tarea que tuvo su parte más visible el jueves por la tarde cuando retiró la torre que había colapsado sobre la ladera del cerro.

De todas maneras, las tareas continuarán al menos una semana más, si las condiciones climáticas lo permiten, para retirar tanto la base como los elementos que se encuentran en un radio de varios metros respecto al eje del molino.

El perímetro fue delimitado para impedir el acceso de personas ajenas a la tarea, por cuestiones de seguridad. A partir del incidente, hay una guardia permanente en resguardo de las instalaciones que quedan.

Luego de retirar los motores y los equipos internos, quedó la carcasa y restos de aspas, que por su volumen no podían ser retirados por camionetas ni camiones comunes, sino que requerían el trabajo de maquinaria especial.

El desmantelamiento se vio complicado en las últimas horas por el viento reinante, con un alerta meteorológico que se extiende hasta hoy. No obstante, el plazo de obra es de 10 días por lo que de mejorar las condiciones climáticas, se estima que culminarán sobre el tiempo previsto.

Te puede interesar
Finaliza hoy otra edición del “Patagonia Viva”

Como se recordará, el molino de origen español no se encontraba en funcionamiento, al igual que los demás que se encuentran en el cerro. Su caída obligó a la entidad a levantar los vestigios del equipo que de todas maneras no era posible reparar para que pudiera volver a generar energía eólica.

Se trata de uno de los 16 aerogeneradores Gamesa instalados en 2001, que funcionaron en su plena capacidad hasta el año 2008 hasta dejar de prestar servicio hace unos años.

Comentar
- Publicidad -