La joven rusa que mató a su madre adoptiva ingresará a un centro de menores

La joven, de 17 años, reconoció que asesinó a su progenitora a raíz de una discusión

El juzgado ordenó que la detenida por matar a su madre, Carmen P, a cuchilladas el pasado miércoles en Banyoles ingrese en un centro de menores en régimen cerrado. La joven, de 17 años, reconoció el crimen ante la Fiscalía de Menores, como ya hizo también ayer durante la reconstrucción de los hechos que llevó a cabo la comitiva judicial en el domicilio familiar de la avenida Països Catalans de la localidad gerundense.

Según confesó, mató a su madre porque estaba enojada por una discusión en la que ambas se habrían enzarzado la noche anterior a los hechos. La menor llegó este viernes a primera hora de la mañana al Palacio de Justicia de Girona custodiada por los Mossos d’Esquadra. Después de pasar a disposición de la Fiscalía de Menores, el equipo de asistencia técnica le realizó una evaluación psicológica.

Fue el hermano mayor de la agresora quien encontró el pasado miércoles por la noche el cuerpo desnudo de la víctima a los pies de la cama, con signos de haber sufrido una muerte violenta. Además, en la escena del crimen los agentes hallaron una nota manuscrita que atribuyen a la menor.

En el texto la joven, de origen ruso y que había sido adoptada hacía años, admite implícitamente la autoría. Los Mossos d’Esquadra consiguieron detener a la menor en otro domicilio familiar ubicado en Castell-Platja d’Aro, donde procedieron a su arresto.

Te puede interesar
Sentencian a Joaquín “El Chapo” Guzmán a cadena perpetua más 30 años

La familia de la víctima recibía atención de servicios sociales

Este mediodía decenas de vecinos se concentraron a las puertas del Ayuntamiento de Banyoles para guardar cinco minutos de silencio por la mujer de 53 años asesinada por su hija. La expresión de dolor estuvo encabezada por el alcalde de la ciudad, Miquel Noguer, frente a la bandera oficial, que ondea a media asta en un municipio donde se decretaron dos días de luto por este suceso.

Noguer, al término de los cinco minutos, explicó a los medios de comunicación que la familia de la víctima recibía atención de los servicios sociales, pero sin entrar en detalles sobre los problemas psicológicos que supuestamente sufre la presunta matricida “porque hay secreto de sumario”.

El alcalde añadió únicamente que ni le consta la existencia de denuncias por algún tipo de maltrato ni tampoco advertencia alguna desde el instituto en el que estudiaba la presunta homicida. Miquel Noguer reiteró que “el sentimiento del consistorio es el general de la ciudadanía”, que concretó en que “cuando oyes de una muerte violenta que queda lejos es algo que te horroriza y, cuando pasa en casa, crees que es inadmisible”. Noguer conversó con la familia de la víctima y se puso a su disposición.

Comentar
- Publicidad -