Murió exguardia de las SS deportado desde Estados Unidos

Un exguardia de las temidas fuerzas de élite alemanas SS que había sido deportado a mediados de 2018 de Estados Unidos a Alemania falleció a los 95 años, informaron hoy las autoridades alemanas.

El deceso de Jakiv Palij se produjo el miércoles pasado en un asilo de ancianos en la localidad alemana de Ahlen, precisaron.

Allí había sido instalado después de que Alemania accediese a un pedido de Estados Unidos de recibirlo en su territorio tras un largo tira y afloja legal. El presidente norteamericano Donald Trump presionó personalmente para que fuese deportado a Alemania.

El que fuera guardia del campo de trabajos forzados en Trawniki, en la Polonia ocupada por la Alemania nazi, vivió en el barrio neoyorquino de Queens durante más de 50 años. En el momento en el que se produjo la expulsión Palij no era ni ciudadano germano ni estaba bajo investigación en este país.

Las causas judiciales contra Palij en Alemania fueron archivadas en 2016 por falta de pruebas que demostrasen que fuera cómplice de los asesinatos perpetrados por los nazis.

Nacido en lo que hoy es territorio ucraniano, Palij emigró a Estados Unidos en 1949 y obtuvo la nacionalidad en 1957 tras ocultar su pasado nazi y mentir a las autoridades migratorias estadounidenses, diciendo que durante la Segunda Guerra Mundial trabajó en una granja y en una fábrica.

Te puede interesar
Bolivia: Estados Unidos aplaude expulsión de funcionarios cubanos

En agosto de 2003, un juzgado de Nueva York revocó la ciudadanía estadounidense a Palij por sus vínculos con el nazismo, dejándolo apátrida y sentando las bases para la orden de deportación de 2004.

El juzgado determinó que Palij sirvió en marzo de 1944 en una unidad que perpetró numerosas atrocidades contra civiles polacos, entre otros. No está probado el hecho de que Palij estuviese presente en Trawniki durante la masacre de 6.000 judíos en noviembre de 1943, aunque Estados Unidos así lo asegura. “Sabemos que estaba allí en ese momento”, afirmó el pasado martes en Berlín el embajador de Estados Unidos en Alemania, Richard Grenell.

El Ministerio del Interior optó por recibir en territorio germano a Palij tras considerar que estaba en su derecho legal para “proteger intereses políticos de Alemania”. Las peticiones en este sentido por parte de representantes de comunidades judías, asociaciones de víctimas, el gobierno de Estados Unidos, senadores y diputados fueron decisivas a la hora de que el Gobierno alemán tomase dicha decisión.

Comentar
- Publicidad -