El riesgo país terminó la semana con una baja de 100 puntos

Federico Furiase

El Banco Central termina la primera semana del 2019 un poco más tranquilo, luego de un diciembre agotador. Por tercer día consecutivo en lo que va del nuevo año, bajó dólar y la tasa de manera sincronizada, junto con una fuerte contracción monetaria que acomoda el nivel de base por debajo de la meta de enero.

Pero la gran novedad sin dudas fue que por primera vez en varias jornadas pudo ajustar a la baja la tasa de interés, de la mano de un relevante descenso del riesgo país que le otorgó margen para poder maniobrar y coordinar estas variables.

Tras un fin de 2018 donde el indicador de JP Morgan había tocado los 837 puntos básicos -el nivel más alto de toda la era Macri- este viernes cerró en 729 unidades, lo que el mercado atribuye a un cierre de posiciones en activos financieros y a un contexto internacional muy favorable.

“Tal como lo habíamos anunciado, hubo un rebote en las paridades tras el cierre de posiciones, de la mano de una fiesta en los mercados internacionales por la reanudación de negociaciones entre Estados Unidos y China”, subrayó el analista de mercados Francisco Uriburu.

“Esto permitió una abrupta caída en la tasa de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos que tuvieron un claro impacto en el riesgo país argentino. Si sigue bajando a este ritmo y llega a los 600 puntos en marzo, es probable que pasemos la revisión de mercado emergente”, agregó.

Te puede interesar
AFIP anunció que sus planes de pago tienen nuevos beneficiarios

En cuanto a la tasa de Leliq, la tradicional subasta de este viernes arrojó un promedio de corte de 59,287% que representa un retroceso de 15 puntos básicos. Si bien el movimiento es leve, rompe con la racha de las últimas ruedas sin provocar un alza del dólar o una dificultad en la renovación de vencimientos.

Por el contrario, la divisa cerró a $37,37 en el mercado mayorista y quedó a 16 centavos de perforar el límite inferior de la banda cambiaria. En el segmento minorista, retrocedió 11 centavos y terminó operando a un promedio de $38,40.

Mientras tanto, la máxima autoridad monetaria adjudicó $129.763 millones de los $119.755 millones que vencían, generando un efecto contractivo de $8.500 millones que se eleva a $77.400 millones al contar los únicos tres días hábiles de la semana.

Así, tiene un buen comienzo de año para mostrar una fuerte señal de cumplimiento del programa monetario, tras las dudas por el arrastre de diciembre que presentaba un panorama complicado.

“El Central ganó doble margen. Con la fuerte contracción monetaria de enero se ganó espacio para bajar algo la tasa y aflojar en el ritmo de contracción y al llevar la posición de futuros a cero a fines de diciembre ganó margen para intervenir en futuros, todo esto con la baja del riesgo país de 100 puntos básicos en menos de una semana”, sintetizó el director de Eco Go, Federico Furiase.

Comentar
- Publicidad -