La ministra de Familia de Brasil: “Los niños visten de azul y las niñas de rosa”

Damares Alves

Damares Alves, una de las cabezas visibles del Gobierno de Bolsonaro, manifiesta que es “terriblemente cristiana” y asegura que cree “en los designios de Dios”.

La ministra del recién creado Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos, Damares Alves, dijo que es “terriblemente cristiana”, aunque Brasil sea un Estado laico, y aseguró que el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro pondrá fin al “adoctrinamiento ideológico” de niños y adolescentes.

“Me siento en casa, con los defensores de la familia, de la vida y de los derechos humanos. El Estado es laico, pero esta ministra es terriblemente cristiana. Creo en los designios de Dios”, declaró Alves durante la ceremonia de toma de posesión de la cartera.

Alves, abogada de formación y pastora evangélica, destacó que la prioridad de la cartera serán las políticas públicas “que favorezcan la vida desde la concepción” y dejó clara su postura contra temas polémicos como el aborto y los derechos reproductivos de la mujer. “En lo que depender del Gobierno, sangre inocente no será derramada en este país. Este es el ministerio de la vida”, sostuvo.

La nueva ministra criticó también las “ideologías de género” y reafirmó la promesa del presidente ultraderechista de “combatir” el “adoctrinamiento ideológico” de niños y adolescentes, quienes, según la ministra, pasarán a tener “acceso a la verdad y serán libres para pensar”.

Te puede interesar
Universidades de Brasil convocan a huelga general ante ajuste

“En nuestro Gobierno, nadie nos va a impedir llamar a nuestras niñas de princesas y nuestros niños de príncipes”, expresó Alves. “Los niños visten de azul y las niñas visten de rosa”, añadió en un vídeo difundido por la ministra reaccionaria en las redes sociales.

La titular también condenó la violencia machista, recordó que Brasil es “el quinto país del mundo” que más asesina a mujeres y aseguró que trabajará para poner un fin tanto “a la violencia contra la mujer” como a la violencia sexual infantil.

“Atención, pedófilos (…) la diversión se acabó en Brasil. Seremos implacables con abusadores”, sentenció.

Finalmente, la ministra anunció que todos sus funcionarios deberán aprender, en el plazo de seis meses, el lenguaje de signos y que su Ministerio será marcado por la “inclusión social”, en línea con una “legislación” que “garantiza la accesibilidad en todos los niveles”.

Comentar
- Publicidad -