Alacranes en Comodoro, ¿Son peligrosos o no?

Durante esta época del año es muy común comenzar a ver alacranes en los hogares de la ciudad. También es normal que la gente se asuste al momento de encontrarse con uno, por eso las consultas referidas a estos animales se multiplican y el miedo crece. Según datos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, particularmente del Grupo de Ecología de Poblaciones de Insectos, en la Patagonia no existen especies venenosas. En esta nota, un breve análisis sobre todo lo que hay que saber de estos animales.

Datos generales de los alacranes

Los alacranes o escorpiones son invertebrados artrópodos pertenecientes a la clase arácnida, y se conocen en la actualidad alrededor de 1.300 especies, distribuidas por todo el mundo a excepción de la Antártida. Las especies presentes en Argentina se agrupan dentro de las familias Buthidae y Bothriuridae.

El tamaño y la coloración corporal dependen de la especie, pueden medir entre 2 y 12 centímetros de longitud y tener una coloración amarillenta, rojiza, caramelo, aunque también pueden ser oscuros de color marrón a negro.

Hábitos y hábitats

En ambientes urbanos o periurbanos se encuentran especies de hábitos preferentemente sinantrópicos (que se asocian a los humanos), peri o intra-domiciliarios, prefiriendo lugares secos y protegidos de la luz. Durante el día permanecen ocultos en refugios debajo de la corteza de los árboles, escombros, cúmulos de madera, tejas, ladrillos, basura, chatarra, leña.

Se debe tener extremo cuidado si este material es removido con las manos descubiertas, dado que se corre el riesgo de ser picados.

Dentro de las casas se pueden encontrar refugiados en grietas de paredes, pisos, zócalos, huecos de revestimiento de maderas, desagües que conectan con cloacas, depósitos sin aireación, detrás de cuadros, bajo los muebles y ocasionalmente entre la ropa y los zapatos.

El veneno de los alacranes está constituido por un complejo de proteínas y toxinas estimuladoras de la musculatura lisa. Normalmente, el veneno es poco peligroso para los vertebrados mayores y muy pocas especies en el mundo poseen venenos mortíferos para los humanos.

Las especies presentes en la Patagonia no son peligrosas

Como todas las picaduras de los insectos, los efectos dependen de la toxicidad del veneno y de la sensibilidad a estas sustancias por las personas afectadas. Para el caso de los alacranes presentes en la Patagonia, las picaduras no adquieren una gravedad superior a la de una avispa, produciendo en la mayoría de los casos dolor e hinchazón local. No obstante, a causa de una hipersensibilidad, se pueden generar reacciones alérgicas con serias complicaciones.

Te puede interesar
Jornada patria en el Comando de Brigada para estudiantes

Sin embargo, cabe recordar que los alacranes de la Patagonia pertenecen a la familia Bothriuridae, cuyo veneno es de baja toxicidad en comparación a los alacranes de la familia Buthidae, hallados en otras regiones del país. En la Patagonia Argentina se encuentran especies del género Bothriurus, cuya picadura no representa mayor gravedad.

Métodos de prevención y control de accidentes

Para prevenir la presencia de los alacranes en el ámbito domiciliario y peri-domiciliario, es recomendable adoptar una serie de medidas. En primera instancia, se sugiere evitar la acumulación de escombros, ladrillos, tejas, leña y maderas cerca de la vivienda, a fin de reducir la disponibilidad de lugares de refugio.

Además, realizar limpiezas periódicas y no almacenar basura para reducir la cantidad de insectos que sirven de alimento a los escorpiones.

De día, si se va a remover en el jardín los lugares donde puedan refugiarse los alacranes, por ejemplo macetas, madera, leña, etc. es aconsejable utilizar guantes para evitar la picadura directa sobre la piel. Es importante evitar que los niños jueguen en los lugares donde se almacenan este tipo de materiales.

Durante los meses veraniegos, especialmente por la noche, es importante impedir el ingreso de los alacranes a la vivienda. Para esto, se recomienda la colocación de burletes y tela metálica en puertas y ventanas y mantenerlas cerradas.

Además, se aconseja revisar y sacudir las prendas de vestir y el calzado antes de su uso, especialmente si han quedado en el suelo; revisar la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebé o niño; tapar las grietas de los revoques en las paredes especialmente si estas son de ladrillos huecos y si es necesario sellar la tapa de la cámara de las cloacas así como también colocar malla metálica en las rejillas de desagüe de la casa.

Se debe tener especial cuidado cuando se revisan lugares oscuros y húmedos dentro del domicilio o cuando se examinan cajones o estantes. Es importante, asimismo, no caminar descalzo, especialmente de noche, en lugares donde exista la probabilidad de existencia de alacranes. Como última alternativa, y con el asesoramiento especializado, se pueden aplicar insecticidas de baja toxicidad por personal entrenado.

Comentar
- Publicidad -