Qué presidentes fueron y cuáles no a la toma de posesión de Bolsonaro en Brasil

Este 1 de enero Jair Bolsonaro se posesionó como nuevo presidente de Brasil. A los actos de toma de investidura acudieron varios mandatarios de distintos países y corrientes políticas. 

“Brasil arriba de todo, Dios arriba de todos”. Con esa frase Jair Bolsonaro terminó los dos discursos que dio este 1 de enero durante las ceremonias en las que se posesionó como nuevo presidente de Brasil.

El nuevo presidente ganó las elecciones por un amplio margen el pasado 28 de octubre. Su campaña se vio impulsada por las promesas de sacar a Brasil de la corrupción rampante y el crimen.

Este martes en los actos inaugurales lo acompañaron varios mandatarios de distintos países.

América Latina 

Entre los jefes de Estado que asistieron a la toma de investidura de Bolsonaro estuvieron los presidentes de cinco países sudamericanos.

Sebastián Piñera, de Chile, Juan Orlando Hernández, de Honduras y Mario Abdo Benítez, de Paraguay, acompañaron a Bolsonaro en su juramento como presidente.

Además estuvieron los líderes de izquierda Evo Morales, presidente de Bolivia y Tabaré Vázquez, de Uruguay.

Iván Duque, presidente de Colombia, no asistió, pero en su representación fue la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez.

Martín Vizcarra, presidente de Perú, quien había confirmado su asistencia, a última hora adelantó su regreso a Perú, donde la remoción de dos fiscales encargados de investigar los casos de corrupción de más alto perfil en Perú generaron protestas en ese país en vísperas de año nuevo.

El presidente Vizcarra expresó su rechazo ante la remoción de los fiscales y dijo que regresaba para “seguir encabezando la lucha contra la corrupción y la impunidad”.

Brasil es el mayor importador de productos bolivianos y uruguayos.

En su cuenta de Twitter, el presidente Morales afirmó que Bolivia y Brasil son “socios estratégicos” y que los unen “lazos de hermandad y complementariedad”.

Los ausentes 

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela; Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba; y Daniel Ortega, presidente de Nicaragua no fueron invitados a la toma de posesión.

Ernesto Araújo, el nuevo canciller de Brasil ha expresado las diferencias ideológicas con estos tres gobiernos.

“Frente a las violaciones del régimen de Ortega contra la libertad del pueblo de Nicaragua, ningún representante de ese régimen será recibido en el evento del día 1”, había comentado en Twitter hace unas semanas.

“No hay lugar para Maduro en una celebración de la democracia y del triunfo de la voluntad popular brasilera”, también tuiteó el canciller en referencia al presidente de Venezuela.

Te puede interesar
Cocaleros mantienen protestas contra gobierno interino de Bolivia

Uno de los grandes ausentes en la posesión fue Mauricio Macri, presidente de Argentina, quien estás de vacaciones en el sur del país.

Su ausencia, según algunos analistas, levanta dudas sobre cómo se desarrollarán las relaciones políticas y económicas entre ambos países.

Según el analista Patricio Giusto, de la consultora Diagnóstico Político, consultado por la agencia EFE, la ausencia de Macri “es un gesto que seguramente va a ser leído de muy mala manera” en Brasil y “un error de política exterior”.

Pese a ello, Macri envió a Bolsonaro “sus mejores deseos” a través de Twitter. “Confío en que nuestros gobiernos seguirán colaborando para la prosperidad de nuestros pueblos”, escribió.

En todo caso, Macri y Bolsonaro habían hablado por teléfono en diciembre y tienen una cita programada para el 16 de enero en Brasilia.

Estados Unidos 

Mike Pompeo, secretario de Estado del gobierno de Donald Trump asistió en representación de EE.UU.

Aunque Trump no asistió, ambos presidentes han dejado ver su cercanía ideológica en varios temas.

Esta tarde, durante la ceremonia de toma de investidura, el presidente Trump tuiteó: “Felicitaciones al presidente Bolsonaro quien acaba de dar un gran discurso inaugural, ¡EE.UU está contigo!”.

Israel 

Otra de las figuras destacadas en la investidura de Bolsonaro fue Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel.

En noviembre, Bolsonaro ya había manifestado su intención de trasladar la embajada de Brasil en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

Durante el fin de semana Netanyahu, luego de una reunión de Bolsonaro, dijo que solo era cuestión de “cuándo” se daría el traslado.

Este cambio representaría un reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, lo que puede provocar no sólo fricciones con palestinos y países árabes, sino también reacciones de la comunidad internacional, cuya posición es que el estatus de Jerusalén debe ser decidido en negociaciones de paz entre israelíes y palestinos.

Hasta ahora, solo EE.UU. y Guatemala han tomado una medida similar.

Viktor Orbán, primer ministro de Hungría también acompañó al presidente electo.

Marcos Guedes, profesor de ciencia política en la Universidad Federal de Pernambuco, afirma que la presencia de los líderes de derecha de Israel y Hungría tiene motivos ideológicos y económicos.

La visita del líder húngaro, por su parte, indicaría la búsqueda de una alianza política y económica con Brasil, según Guedes.

La relación con Israel también le interesa a Bolsonaro, que con su cercanía con Netanyahu le hace un guiño al electorado evangélico brasileño, que simpatiza con Israel.

Del otro lado del Atlántico también asistieron a los actos protocolarios Saadedine Othman, primer ministro de Marruecos, Marcelo Rebelo de Souza, presidentes de Portugal; y Jorge Carlos Fonseca, presidente de Cabo Verde.

Comentar
- Publicidad -