Lo mató después de robar la tienda de su familia aunque nadie se resistió

Enzo Martín Uranga (22) es posiblemente uno de los más violentos delincuentes. Fue detenido por el homicidio del ingeniero John Blas Gutiérrez, ocurrido el 20 de enero de 2017. Ese fatídico día Uranga y su cómplice Lautaro Hernández, también condenado por la muerte del ingeniero, entraron a la tienda que los padres de la víctima tenían en el barrio Moure. Ese día los delincuentes se probaban ropa y calzados en la tienda y al momento de pagar uno de ellos extrajo un arma de fuego y exigió dinero. Como había poco en la caja, sin miramientos y sin que nadie se resistiera dispararon contra John Blas Gutiérrez (26) y contra su padre Marcial Blas. El joven ingeniero recibió el impacto en el pecho lo que le ocasionó la muerte en forma inmediata, y su padre en una pierna. “Ellos venían determinados a matar a alguien” le dijo el padre de la víctima a Crónica en una entrevista exclusiva que este diario publicó. A pesar de que la querella había pedido una pena de 20 años, Uranga y Hernández fueron condenados a 17 y 16 años de prisión por este “homicidio en ocasión de robo”. Hubo dos instancias de apelación y finalmente el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia confirmó esa condena. Por eso Uranga estaba detenido cumpliendo esa pena, al momento de la fuga ocurrida en los últimos minutos de 2018.

La muerte del ingeniero fue muy dolorosa para la sociedad, por la actitud desaprensiva de los delincuentes que para llevarse unas pocas prendas lo mataron. Para su familia es algo que aún no pueden superar. Ahora este peligroso individuo se oculta y es intensamente buscado en los sitios que frecuentaba y sus lugares de pertenencia.

Comentar
- Publicidad -