Crónica despidió 2018

Como es habitual todos los años, durante los últimos días de trabajo, el personal y directivos de diario Crónica hacen un alto en la tarea cotidiana para despedir un ciclo que concluye pero, y principalmente, para dar la bienvenida a otros 365 días de tareas que -como 2019- está próximo a iniciarse, abriendo un sinfín de inquietudes, buenas y malas, sobre lo que ocurrirá desde el 1 de enero.Copas en alto por el que fue y por el que vendrá es como concluye cada encuentro pero la previa al brindis se presta para recordar las anécdotas ocurridas durante todo el año, en cada uno de los sectores en el que se trabaja diariamente para el lector, destacándose siempre las más divertidas, originales o desopilantes que han tocado en suerte a algún cronista y, en el otro extremo lamentablemente, la situación más dramática, quizás la más trágica, que se convirtió en interés público y debió cubrirse como nota periodística.

Atender lo bueno y lo malo es similar en la tarea cotidiana de cualquier oficio pero, más aun en quienes -jornada tras jornada- se enfrentan a la realidad que se presenta sorpresivamente en muchos casos y que hay que aprender a manejar y a elaborar para informar sin que, especialmente en los hechos más dramáticos, lo observado y fotografiado o escrito, golpeen la sensibilidad del lector o particularmente la del mismo trabajador de prensa.

Te puede interesar
La carta de Maradona para despedirse de los hinchas de Gimnasia

Con todo esto cúmulo de ideas y de recuerdos es que “la familia Crónica” se dio un respiro durante la misma jornada laboral para ese encuentro de camaradería que, como no sucede comúnmente entre los diferentes sectores del diario -ya sea por tareas específicas o por horarios diferentes- sirvió para compartir un breve momento en el que se levantaron las copas por la despedida de un año pero, de manera especial, para augurar los mejores deseos por el que viene; un 2019 que se avizora nada fácil pero que, con dedicación, esfuerzo y trabajo, seguramente lo sobrellevaremos de la mejor manera.

También hubo sorteos especiales con ganadores de los diversos sectores operativos del diario, con nuevos brindis de festejo y, finalmente, una foto común en cercanías de un espacio donde concluye el trabajo de cada grupo y donde se inicia el “contacto real con el lector” es decir, la rotativa mayor; el equipo desde donde el diario papel se imprime para salir a “caminar las calles” de Comodoro Rivadavia y buena parte de la Patagonia, durante cada día desde hace 56 años.

Comentar
- Publicidad -