“Antes vendía unas 200 tortillas por día hoy traigo entre 50 y 70”

Mientras incrementa la cantidad de vendedores callejeros, las problemáticas económicas con las que cuenta la ciudadanía, también hacen que se vean afectadas las ventas de quienes hace años se dedican a este tipo de labores.La mayoría, por no generalizar, de los vendedores de alimentos callejeros cuentan con esta labor como única fuente de ingreso, que les demanda gran cantidad de horas, incluso aprovechan la primavera y verano aun más dado que al oscurecer más tarde esto significa mayor oportunidad de ventas, así como hay días que se pierden por mal clima.

No obstante y pese a que gracias a este tipo de trabajo pueden llevar el sustento a sus hogares, la crisis no escapa a ello, por lo que incluso las ventas de quienes hace años se dedican a esto se han visto reducidas.

En diálogo con Crónica, Johana señaló que “las cosas están medio complicadas, están mal, acá en La Saladita hay mucha gente que vende cosas dulces y saladas, yo vendo tortillas. Bajó un montón estos tiempos la venta, antes vendía unas 200 tortillas por día, hoy traigo entre 50 y 70 y a veces nos tenemos que quedar hasta las diez de la noche a ver si se pueden vender”.

Asimismo, remarcó que la harina sube de precio constantemente, todos los meses, y se ve forzada a mantener ciertos precios porque en caso de subirlos no puede vender sus tortillas.

Te puede interesar
Llegó a Comodoro para participar de una feria y perdió su acordeón

“Mi marido tuvo un accidente laboral y no le pagaron nada porque estaba en negro, estuvo dos años en recuperación y yo siempre trabajé en rotiserías pero siempre me quedaron debiendo. A veces te conviene trabajar por tu cuenta que para alguien” lamentó, al tiempo que planteó que gracias a esta labor que realizan de lunes a lunes con su marido pueden darle lo que necesitan a sus tres hijos.

Comentar
- Publicidad -