Intenso trabajo de la Cruz Roja en Indonesia tras el tsunami

La Cruz Roja continúa realizando un trabajo incesante en tierras indonesias tras el catastrófico tsunami que azotó ese territorio del sudeste asiático, que ya dejó 429 muertos, más de 150 desaparecidos y cerca de 16 mil desplazados.

Jorge Zequeira, director adjunto para la Región América de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja, dijo a Cadena 3 que es “fundamental tratar a los heridos, no solo para salvar vidas sino para prevenir complicaciones de salud a largo plazo”.

“Ya se han desplegado 14 camiones de agua para asegurar el acceso de agua potable limpia y segura, y otras medidas de abastecimiento de reservas”, señaló.

Zequeira describió el fenómeno como un “evento catastrófico de tipo rápido” que no pudo ser previsto ya que las boyas existentes están diseñadas para detectar principalmente movimientos de tierra, y no erupciones volcánicas.

“El Gobierno de Indonesia está viendo cómo implementar otros tipos de detectores para este tipo de eventos”, explicó.

El tsunami golpeó el último sábado el estrecho de Sonda, entre las islas indonesias de Sumatra y Java, y las incesantes lluvias dificultaron el trabajo de los equipos de rescate, según informaron las autoridades locales.

El tsunami golpeó la costa oeste de la isla de Java y del extremo sur de la isla de Sumatra, donde las fuertes lluvias dificultan las tareas de los equipos de rescate, que buscan entre los escombros a lo largo de unos 100 kilómetros de litoral, según consignó EFE.

Te puede interesar
Francia: Gays podrán donar sangre tras cuatro meses sin sexo

Las autoridades atribuyen el maremoto que llegó a las playas sin activar las alarmas al desplome de parte de la isla que forma el volcán Anak Krakatau, situado en el estrecho de Sonda, a causa de una fuerte erupción.

La Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB) señaló que Indonesia no cuenta con sistemas de alerta de tsunamis provocados por un volcán y que las boyas colocadas para detectar una repentina subida de las olas no funcionan desde 2012 por culpa del vandalismo, la falta de mantenimiento y de fondos.

Entre los pasados julio y agosto, varios sismos causaron 564 muertos en la isla de Lombok, cercana a Bali, mientras que un terremoto seguido de un tsunami provocó más de 2.000 víctimas mortales en la isla de Célebes en septiembre.

El tsunami del sábado sorprendió a muchos visitantes en las playas de este enclave promocionado como destino turístico por el gobierno local.

Comentar
- Publicidad -