Un cruce de Larreta y Marcos ante Macri revela las tensiones en Cambiemos

El jefe de gobierno contradijo a Peña en la reunión de gabinete ampliado. Ya hablan del “riesgo Marcos”.

Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña tuvieron un inédito chispazo ante Mauricio Macri en la última reunión de gabinete ampliado del año, que confirma las tensiones que hay en el frente Cambiemos en vísperas del último año de mandato.

Las reuniones de gabinete ampliado del PRO no tienen la estética típica de una reunión de gabinete, sino que se asemejan a las charlas TED en las que los funcionarios hacen una exposición ante el auditorio colmado de funcionarios.

Delante del auditorio del CCK, el jefe de gabinete fue el primero en tomar la palabra y sugirió que había que mantener la paz y no “pelearse” con el prójimo, tanto en política como en la vida en general.

Lo que pareció otra muestra del discurso ligado a lo “zen” y alejado de la tradición política que acostumbra Peña, tuvo otra interpretación para Larreta, que cuando tuvo la palabra le respondió directamente.

“Discúlpame Marcos, voy a disentir: sí hay que pelearse”, retrucó el jefe de gobierno porteño.

En el PRO interpretaron que Larreta hablaba de que con el discurso del optimismo y la buena onda no le está alcanzando al Gobierno para cumplir con las “luchas” que se propuso cuando asumió Macri.

Te puede interesar
Dante Sica relacionó la volatilidad del dólar con la cercanía de las elecciones

El cruce, más allá de esa reunión, revela la tensión existente entre el sector de Peña y el que encarnan Larreta y la gobernadora María Eugenia Vidal, ya a esta altura constituidos como los dos polos de poder del Gobierno.

El principal punto de disputa entre estos polos se da porque Peña prohíbe la incorporación de otros sectores de la política, en especial del peronismo, y por eso logró agobiar a otras figuras importantes de Cambiemos como Emilio Monzó y Rogelio Frigerio.

En este sentido muchos en el PRO ya hablan del “riesgo Marcos”, para transpolar el riesgo país, la máxima preocupación de la Rosada del momento, al peligro que puede suponer para las elecciones una nueva cerrazón hacia otros sectores del espectro político, al fiel estilo Durán Barba.

Comentar
- Publicidad -