Una tradición femenina

Entre las tradiciones que se suman a los ritos de Navidad existe una “exclusivamente femenina”; es la de regalar una bombacha rosa en Nochebuena y sobre la que tampoco, al menos popularmente, hay mucha conciencia del por qué o para qué.Los que le atribuyen un significado más cercano a lo religioso asocian el rosa con el color de una de las velas que se encienden el tercer domingo de Adviento -espacio de tiempo litúrgico anterior a la Navidad- como símbolo de la alegría por la llegada de Jesús. Por el mismo motivo se lo relaciona con la procreación y fertilidad, por eso es un regalo de buen augurio para las mujeres que desean la maternidad.

Este regalo es una tradición “de mujer a mujer”, generalmente entre las que comparten la cena de Nochebuena. El mito dice que si se desea la fertilidad se estrena el 25, en cambio si la idea es empezar el Año Nuevo con prosperidad y buena suerte se usa el 31, porque, según los estudiosos del significado de las velas y sus colores, el rosa atrae la buena suerte y también el amor.

Con todo y aún cuando no se sabe mucho respecto a esta tradición femenina, que quizás toma más relevancia en estos tiempos modernos, lo cierto es que es una costumbre muy practicada y que, comercialmente, es muy utilizada por tiendas y supermercados donde abundan este tipo de prendas -de mayor o menor tamaño- pero siempre de color rosado.

Comentar
- Publicidad -