El verde y rojo navideño

Prácticamente desde que comienza el mes de diciembre, las calles se inundan de verde y rojo, desde las decoraciones de las vitrinas y las casas hasta una que otra prenda de vestir debido a que el espíritu navideño se apodera de nosotros y caemos en esta tendencia bicolor pero pocos son quienes se ponen a pensar por qué estos dos colores son los “típicos de la Navidad”.Algunos piensan que se debe al Santa de Coca-Cola y otros se acercan un poco más al decir que este colorido navideño viene de la época victoriana, así como la mayoría de las tradiciones más populares.

Pero según el Dr. Spike Bocklow, un científico de la Universidad de Cambridge, el uso del rojo y el verde se remonta a las iglesias de la época medieval, que a su vez inspiró a los ingleses para llegar a nosotros.

Bocklow se dio cuenta que en las famosas mamparas de madera ornamentadas que separaban el presbiterio de la nave, era muy común el uso del rojo y el verde para enmarcar las figuras bíblicas.

Hay quienes se van algo más atrás en el tiempo y afirman que el origen está en las Saturnales de los romanos -217 a.C aproximadamente-, una fiesta pagana que se realizaba en honor a Saturno entre el 17 y 25 de diciembre y donde se utilizaba acebo para decorar; o en los antiguos celtas, quienes utilizaban el color verde -aunque aquí no se explicaría el uso del rojo- para celebrar el solsticio de invierno y lo relacionaban con el acebo, debido a que es una planta que es capaz de mantenerse verde aún durante la temporada fría y embellecer al mundo durante el invierno.

Pero con el paso de los años, el cristianismo le fue dando su propio significado. El verde se relacionaría con Dios y la vida eterna -como el acebo que nunca muere- y el rojo, presente en los frutos del acebo, con la sangre que derramó Jesucristo para limpiar nuestros pecados.

De esta manera, lamentablemente no hay una historia única sobre el origen del uso de estos dos colores pero se concluye con que casi todas estas historias tienen en común el tema de la naturaleza, que fue creada precisamente por Dios.

Comentar
- Publicidad -