“Al sur del alma” se presentó en sociedad desde el Centro Cultural

“La poesía es la voz del amor, es el modo sutil y profundo de escribir la vida y desnudar el alma”, con esa máxima en la invitación a la presentación del libro “Al sur del alma”, Ricardo Martins Viegas, volvió a reencontrarse con lectores y amigos, con músicos y cantantes que comparten sus creaciones, y a través de ellos, pudo compartir algunos de sus versos en el Auditorio del Centro Cultural.
Ese momento se llenó de emotividad, de recuerdos de su participación en diferentes eventos de la ciudad que, como actor cultural, lo tuvo como protagonista junto a otros reconocidos artistas hace un par de años atrás y, precisamente, fueron algunos de ellos más otros amigos y conocidos de Ricardo, quienes lo acompañaron a cumplir el “nuevo gran sueño” que tenía guardado hace tiempo y que finalmente se plasmó en un nuevo libro.

María, su inseparable compañera, junto a Susana, a Stella, a Norberto y sus nietas, fueron el gran apoyo de Ricardo Martins para poder estar en esta presentación de un libro que logró -al igual que el anterior, “Vivencias”- la declaración de interés municipal, como reconocimiento a una poesía simple, urbana, llena de una emotividad que nada más, y nada menos, dibuja en letras la vida misma de un poeta y su entorno.

La emoción se adueñó del escritor con algunos de los recuerdos que toman dimensión especial en este nuevo tiempo de Ricardo, pero fueron sus hijas, Stella y Susana, quienes tomaron la posta para algunos reconocimientos especiales, para entregar un ejemplar de su libro a las bibliotecas populares y a la biblioteca municipal de la ciudad, para agradecer el apoyo de la Secretaría de Cultura o para invitar a escuchar algunos de sus poemas convertidos en canción, en la voz de Viviana Almirón.

Te puede interesar
Son 12 las candidatas para Reina Nacional del Petróleo

Muchos fueron los recuerdos y las emociones que, con la excusa de presentar “Al sur del alma”, se dieron el permiso de un reencuentro y permitieron regalarle un abrazo a Ricardo Martins.

 

Comentar
- Publicidad -