Estudiante afirma que lo desalojarán del albergue universitario y no tiene donde ir

Se trata de un hombre con discapacidad que llegó al límite del tiempo permitido por el reglamento de becas, y solicita que se le otorgue un año más para poder graduarse.

El albergue “Ruca peñi” ubicado en kilómetro 5, contiene a alrededor de 30 jóvenes que accedieron a una beca de alojamiento de la Universidad Nacional de la Patagonia. Uno de ellos es Horacio Romero, estudiante de Ciencias de la Educación que tiene una discapacidad motriz, ayer se comunicó con Crónica para hacer pública la situación por la que atraviesa. Romero menciona que el plazo para vivir en la gamela era hasta diciembre, además el lugar será cerrado hasta febrero por reparaciones, con lo cual fue notificado que debe desalojar hoy, en este contexto plantea que no tiene dónde ir y solicita a las autoridades que se le otorgue un año más para finalizar su carrera.

Solicita un año de excepción

Romero ingresó a la Universidad en el año 2011 bajo el programa especial para mayores de 25 años que no habían terminado el nivel secundario. Se le otorgó la beca de alojamiento y durante estos años mantuvo su condición de alumno regular de la carrera de Cs. de la Educación, fue ayudante auxiliar y paralelamente terminó las materias que le quedaban pendientes del secundario.

Cumplido el plazo que establece la beca de alojamiento debe desalojar el albergue, y señala que no tiene donde ir y que se le dificulta conseguir trabajo por su discapacidad, con lo cual no puede afrontar un alquiler. “Solicité en el mes de agosto a la Secretaría de Bienestar una excepción, porque me encuentro en una situación de vulnerabilidad social muy importante. Sabiendo la situación me dieron una excepción hasta diciembre” expresó, actualmente lo que solicita es poder residir en el lugar un año más, para finalizar las 9 materias que le quedan para graduarse.

Te puede interesar
El gobernador encabezó en Trevelin el 117° Aniversario del Plebiscito de 1902

“Hice un esfuerzo enorme”

El estudiante sostiene: “yo hice un esfuerzo enorme y no están viendo todo ese esfuerzo para nada. No tengo dónde estar, no tengo cómo pagar un alquiler ni cómo solventarme. Si no me puedo quedar en la gamela yo no puedo terminar mis estudios, me están cortando mi formación”.

En esta línea, comentó que este año tuvo problemas para ingresar en el ministerio de Educación como docente y tras varios reclamos pudo incorporarse al sistema, sin embargo plantea que las dificultades se deben a discriminación por su discapacidad. “Me costó muchísimo conseguir trabajo en el ámbito docente, tuve que hacer notas al gobierno y pudieron darme el puntaje y darme de alta, pasé por muchísimas cosas” señala Romero y agrega: “soy un estudiante en situación de discapacidad, a mí me cuesta el triple conseguir trabajo como a una persona cualquiera”.

 

Comentar
- Publicidad -